DestacadasThink Tank

A propósito del 8 de marzo

Este año, como cada 8 de marzo, fuimos testigos de muchísimas expresiones en torno a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, habrá a quienes les parezca una fecha que no les dice nada, otros a los que les parezca que se ha sobrevalorado el valor de este día y otras muchas que ven institucionalizado un día en el que son visibilizados temas que regularmente se olvidan los otros 364 días del año.

Estoy rodeada de tantas mujeres… cada una con su historia, su mirada, sus planes, sus problemas, sus sueños… casi todas sin voz. Sin voz porque es difícil ser representadas cada una con su particularidad, cada una con su tema. Sin embargo; hay generalidades y creo que es ahí donde hay mucho que trabajar y donde TODAS podemos aportar. Resalto al decir todas porque es cierto… porque las mujeres somos mucho más que el puñado pro aborto, somos más que el puñado pro familia tradicional, somos más que el puñado de pañuelos verdes, somos más que el puñado de pañuelos azules, somos más que el puñado que desnuda sus pechos y raya paredes… somos más que un solo tema y una sola causa. Somos todas las causas encerradas en un cuerpo femenino.

Somos más que el puñado de aquellas que aparecen en los medios, las redes y las fotos, somos más que el puñado que aparece en el jetset, somos más que el puñado que adorna con sus fotos los sucios talleres mecánicos… somos más… porque también hay un grupo de las nuestras con los pómulos morados, porque hay un grupo de las nuestras tras las rejas por proteger, proveer, ayudar, amar o dañar a aquellos a quienes les dijeron “tenían” que amar, porque hay un grupo de las nuestras en la pobreza, porque hay un grupo de las nuestras pariendo hijos que prolongan la vida de aquellos a quienes odian, porque hay un grupo de las nuestras criando la fuerza proletaria, porque hay un grupo de las nuestras haciendo un trabajo sin garantías laborales ni seguridad social, porque hay un grupo de las nuestras conservando la idea de que pueden usar nuestro cuerpo a cambio de unos pesos, porque hay muchas de las nuestras que son llamadas putas o locas… porque hay muchas de las nuestras que siguen viviendo sin tener voz… por ellas y por todas las demás, es que muchas de nosotras seguiremos trabajando para que su voz, su mirada y sus historias sean motivo legítimo de lucha, para que no existan cortinas de humo que oculten el ego y la conveniencia política que siempre ha prevalecido en este tema.

Etiquetas

Alma Olvera Santos

Sindicalista, feminista, aficionada a las letras. Ganadora del 3er lugar en Narrativa de IV Concurso Internacional de Poesía y Narrativa Vivencias 2011, del Instituto Cultural Latinoamericano en Junin, Buenos Aires, Argentina.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close