DestacadasUpBusiness

Cómo hacer lluvia y no huracán de ideas

Un brainstorming es un proceso creativo en el que se discuten y comparan ideas, en estas reuniones puedes hablar de todo lo que se te ocurra con el objetivo de solucionar un problema concreto o aplicarlas a un proyecto o trabajo.

El mercado laboral de áreas de marketing, comunicación, publicidad y ventas demanda mucha creatividad. Las empresas por otro lado apuestan por innovar sus marcas continuamente y requieren de imaginación constructiva, pensamiento divergente y proactividad.

“Una junta creativa no es cosa fácil, el objetivo de la reunión puede perderse si no se siguen normas establecidas. Además, un producto, servicio o campaña creativa no se crean en un tiempo determinado, requieren horas de planeación”, comenta Karina Navarro, Quality Assurance Manager de kokatu.com.

La creatividad es un factor clave para resolver muchas situaciones que pueden encontrarse en una empresa. Por eso, el equipo de kokatu señala cinco consejos para tener una mejor lluvia de ideas durante una junta: 

Definir el tema a tratar

El brainstorming si bien es una instancia en la que se lanzan todas las ideas sin filtro para resolver un determinado problema o para generar perspectivas con las que encarar un trabajo, debe tener un punto de partida claro, es decir, un tema a tratar bien definido. No es recomendable que se trabaje en diversos temas creativos en una sola junta, por lo que es necesario definir el tiempo, dar un descanso y continuar con otro proyecto. Lo mejor es tratar un tema por la mañana y checar un segundo por la tarde.

Definir el grupo de trabajo

El equipo creativo de cualquier empresa debe estar integrado por perfiles específicos, como expertos relacionados con marketing, ventas o diseño y comunicación audiovisual.

Rodolfo Llinás, uno de los neurocientíficos más importantes del mundo, asegura que la creatividad está relacionada con la capacidad de crítica y que ésta se puede aprender si a uno le enseñan a pensar. Por lo que es necesario capacitar a los empleados en distintos temas relacionados para consolidar esa habilidad. 

Generar un ambiente agradable

Las juntas creativas pueden ser tan bipolares que pueden llegar a ser muy divertidas o un dolor de cabeza, por lo que se debe generar un clima que atraiga e integre al equipo. El respeto y la tolerancia deben ser los dos valores en los que se sostenga el intercambio de ideas y sin que éstas sean invalidadas o juzgadas. Ninguna idea es mala: la solución que menos se espera puede ser la idónea, por lo que es necesario estar abierto; incluso preguntar a alguien externo puede resultar viable.

Motivar la creatividad

Impulsar el flujo creativo de la gente es clave, por lo que se debe generar que los trabajadores quieran participar en estas juntas mediante algún tipo de remuneración, ya sea económica, días libres, entre otros. 

Dar seguimiento y generar retroalimentación

Cuando se estructura una solución, es necesario mantener informados a los trabajadores de cómo evoluciona la propuesta empleada. De esta manera saben que funcionó y qué no, con esto obtienen feedback y pueden generar nuevas ideas en el futuro. 

Se puede organizar una junta al finalizar un proyecto donde se revisen las propuestas de los participantes, cómo las tomaron los clientes y qué logros se obtuvieron. Incluso si éstas no funcionaron, hay que comentar con los empleados cuáles fueron los errores y cómo se solucionarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button