DestacadasThink Tank

Covid-19, fuerza pública y Derechos Humanos

Quédate en casa ha sido la recomendación de las autoridades federales, estatales y municipales. Sin embargo, en diversas zonas las personas continúan con sus actividades cotidianas. La reflexión es ¿hasta que punto es válido el uso de la fuerza pública sin que se violenten derechos humanos?

Si bien esto puede atender a diversos factores. Uno, a la naturaleza de la economía mexicana de vivir “al día”. Otro factor, al menos uno de cada cinco mexicanos no tiene miedo de contagiarse de Covid-19.

En diversos estados como Aguascalientes, o municipios como Irapuato, se puede ir a la cárcel por no usar el cubrebocas. Es decir, las sanciones pueden ser sumamente severas. La intención es la misma, el cumplimiento de las disposicones sanitarias.

La autoridad deberá aplicar estas disposiciones en estricto apego a derecho pues la línea a cruzar para violentar derechos humanos es muy delgada.

Recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

En este sentido la Interamericana de Derechos Humanos ha emitido una declaración el pasado 9 de abril. En ella es precisa en señalar que se busque en todo momento el diálogo.

De igual forma, todas las medidas que puedan afectar o restringir el goce y ejercicio de derechos humanos deben ser limitadas temporalmente, legales, ajustadas a los objetivos definidos conforme a criterios científicos, razonables, estrictamente necesarias y proporcionales, y acordes con los demás requisitos desarrollados en el derecho interamericano de los derechos humanos.

Debe cuidarse que el uso de la fuerza para implementar las medidas de contención por parte de los funcionarios encargados del cumplimiento de la ley se ajuste a los principios de absoluta necesidad, proporcionalidad y precaución.

Dada la naturaleza de la pandemia, los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales deben ser garantizados sin discriminación a toda persona bajo la jurisdicción del Estado. Hace especial énfasis en aquellos grupos que son afectados de forma desproporcionada porque se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad

En estos momentos, especial énfasis adquiere garantizar de manera oportuna y apropiada los derechos a la vida y a la salud de todas las personas bajo la jurisdicción del Estado sin discriminación alguna, incluyendo a los adultos mayores, las personas migrantes, refugiadas y apátridas, y los miembros de las comunidades indígenas.

Muchas son las aristas que conlleva la aplicación de la Ley durante esta contingencia, en particular bajo la lupa de los Derechos Humanos y la pregunta sigue siendo hasta que punto es válido el uso de la fuerza pública sin que se violenten derechos humanos?

Etiquetas

Violeta Barbosa V.

Doctora en Derecho por la UMSH. Mamá, esposa, profesionista. Disfruto cada día y me siento profundamente comprometida con mi entorno.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close