DestacadasUpNews

Crea UAQ producto agroecológico “Criollo de Tarimoro”

Fue presentado “Criollo de Tarimoro”, producto derivado del proyecto “Generación de valor agregado a maíces pozoleros criollos cultivados agroecológicamente de la región del Bajío” de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) en colaboración con el Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada (CFATA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada (CICATA) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

El proyecto se centró en la producción de maíz precocido para pozole envasado al alto vacío y a partir de maíces criollos cultivados en Tarimoro, Guanajuato, cuya semilla se ha conservado y transmitido a través de generaciones por los agricultores de la región.

Su esquema de cultivo agroecológico -en el que no se usan herbicidas, plaguicidas ni fertilizantes sintéticos- promueve la fertilidad de la tierra y evita la erosión, así como la pérdida de la biodiversidad de las semillas.

A través de este proyecto se gestionó la certificación del maíz orgánico de las variedades empleadas -occidental y cónica-, mismo que se enfocó en crear una cadena de valor productor-consumidor-comunidad científica-sociedad con especial énfasis en la creación de conciencia en relación a los beneficios que aporta a la salud, pues consta de compuestos antioxidantes y fenólicos, lo cual ayuda a su aceptación.

Al respecto, la Dra. Teresa García Gasca, rectora de la Máxima Casa de Estudios de la entidad, reconoció al equipo de trabajo por responder a la sociedad con un proyecto de beneficio común para que los productos del sector alimentario tengan valor agregado y, con ello, las y los productores puedan tener mejores ingresos.

“Decir que tenemos un producto agroecológico se dice fácil, pero no es nada sencillo y menos considerando al maíz. Siendo México un centro de origen del maíz, evidentemente tenemos que dar más, tenemos que ser más innovadores en el tratamiento, procesamiento, generación de variedades, cultivo del maíz, mantener nuestras especies nativas, las especies criollas, para preservar esta riqueza y diversidad natural en nuestro país”, apuntó.
En su intervención, la Dra. Marcela Gaytán Martínez, responsable del proyecto e investigadora de la Facultad de Química, afirmó que esto es una muestra de lo que puede hacer la investigación en México y lo que una universidad pública puede ofrecer a la sociedad.

“Tengo que agradecer a los agricultores de Tarimoro porque sin la disposición que ellos mostraron y la confianza que tuvieron hacia la Universidad este proyecto no hubiera sido posible; a mis colegas que estuvieron involucrados en este proyecto; a las autoridades universitarias; y el financiamiento dado por Conacyt”, expresó.
El proyecto fue solventado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en la convocatoria Pronaces (Programas Nacionales Estratégicos), cuyo objetivo principal es la responsabilidad social y la vinculación de instituciones y centros de investigación para la resolución de problemáticas y necesidades de la sociedad.

Participaron en la producción de “Criollo de Tarimoro” siete investigadoras y cinco investigadores, tres estudiantes de posgrado, así como cuatro de maestría y uno de doctorado, quienes estuvieron directamente relacionados; además, del personal administrativo del Alma Máter queretana.

México cuenta con más de 59 razas de maíz identificadas de las 320 que existen a nivel mundial, 10 de las cuales pueden ser usadas para la producción de pozole.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button