DestacadasUpLife

Detrás de estos cubrebocas hay una gran historia de solidaridad

La crisis pega en todos lados, pero a unos más que a otros. Tal es el caso de las artesanas de San Idelfonso que con la crisis del Coronavirus vieron paradas sus ventas.

Todos reaccionamos diferente ante la adversidad. Por su parte, Nancy Andrade y su esposo Javier tienen un negocio de venta de chocolates y otros deliciosos dulces para eventos. Nancy nos cuenta en entrevista para UpDate, que fin de año y 14 de febrero son fechas de venta muy buenas.  Es por ello que aprovechan el pico de ventas para invertir en materia prima. La sorpresa fue que invirtieron gran parte de su capital en ello y en marzo se frena todo con el coronavirus, todos los eventos cancelados, el resultado: se descapitalizaron, llegó crisis, la situación fue deprimente.

Cuando llega mayo, no parecía que fuera a haber venta, sin embargo tuvieron la suerte les sonrió el 10 de mayo y decidieron apoyar a otros.

“Eso fue una bendición para nosotros, platicando creímos prudente apoyar a alguien más, ese dinero evidentemente no nos sobra, pero fue un dinero extra con el que no contábamos.

Viendo fotos de artesanos que cambiaban artesanía por despensa, dijimos “De aquí somos”, decidimos apoyar y me lancé con mi esposo a Amealco, por unos cubrebocas. Mi hermana me dijo que hiciera una publicación en Facebook, le hice caso y se compartió mucho.

El viernes 15 de mayo fuimos a comprar 300 piezas de cubrebocas de gente que se unió a la causa, de gente que ni nos conoce.

El tema es que llegando a la comunidad no tenían piezas, pues no tenían ni para invertir, estaban en una situación super precaria, vimos situaciones muy tristes. Ese dinero que les dejamos fue un respiro para ellos.

Esa semana junte despensas también. Fue una friega, porque la situación no se presta para hacer equipo pues hay que recolectar, comprar, armar, desinfectar.

No pensábamos regresar, pero ya estando aquí la gente nos siguió escribiendo, porque la publicación se compartió, se compartió y se compartió.

Así que nos lanzamos otra vez, la pensábamos cerrar el 1 de junio y nos sobrepasó, pues solo mi hermana y yo estamos levantando pedidos.

Las artesanas están muy agradecidas, porque no tenían para comprar verdura, sopa, mucho menos para una para carne. Fue un respiro para ellos.

Lo padre es que hemos logrado formar 3 equipos, estamos trabajando con alrededor de 100 artesanas. ¡Imagínate! 100 familias.

La primera vez que fui, yo regresé tronadísima, rota, muy triste, porque tenían apilada toda su artesanía del piso al techo, toda su artesanía que estuvieron trabajando para Semana Santa se les quedó absolutamente todo.

Entonces la segunda vez decidimos mover su artesanía, esta vez trajimos mucha artesanía además de cubrebocas.

De este segundo pedido ya se exportaron productos a Alemania, Canadá, Estados Unidos.

Estoy convencida que es lo que nos toca hacer en este momento y le estamos dando.

Nancy Andrade.

Son artesanas no solo de San Idelfonso, sino de varias comunidades, cerca, lejos y mucho más lejos.

La mecánica para apoyar es:

  1. Mandas un mensaje por WA a Nancy Andrade al número 442-270-7099
  2. Te mandan fotos con el precio de los productos, sobre las fotos está la existencia.
  3. Seleccionas el producto.
  4. Depositas.
  5. Mandas tu comprobante de depósito
  6. Se aparta tu pedido.

Si o si, necesitamos el depósito porque nosotros no tenemos liquidez para ir a comprar el producto y traerlo y lo que se necesita en la comunidad es la liquidez precisamente.

Mucha gente se ha sumado con sus negocios para facilitar la logística y establecer puntos de entrega. Tenemos como 7 en toda la ciudad.

Nosotros vamos por el producto y llegando empezamos a armar los pedidos. Como al cuarto día dejo los pedidos en los puntos de entrega y la gente ya pasa por ellos.  Nos a apoyado mucho que la gente coopere con facilitar puntos de entrega.

Ellas están muy contentas, se reinventaron. En las fotos tú puedes ver que hay cubrebocas, de chile, mole pozole y guacamole. Desde la primera vez que fuimos les dijimos que era superimportante que cumplieran con ciertos protocolos para que fueran útiles y no solo un accesorio.”

Etiquetas

Violeta Barbosa V.

Doctora en Derecho por la UMSH. Mamá, esposa, profesionista. Disfruto cada día y me siento profundamente comprometida con mi entorno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close