Bitácora de ViajeDestacadasThink TankUpLifeUpTravel

¿Dónde quedó la bolita?… Conoce qué es la TUA

Estuve buscando vuelos para hacer un viaje corto, ya fuese en México o Estados Unidos y tuve una especie de “flashback” con lo que me sucedió durante mi búsqueda; así que aprovecharé para contarte dos anécdotas:

Es bien sabido que en el Viejo Mundo, los índices de inmigración son altos, principalmente desde Europa del Este, África, Oriente o Latinoamérica; así que cuando estés visitando las ciudades, será común que veas vendedores ambulantes y “actores” en calle haciendo trucos de magia o pidiendo algunas monedas; hago énfasis en el montaje, porque muchas veces son obras bien planteadas para tomar tus pertenencias mientras tu disfrutas fascinado el juego de “dónde quedó la bolita”, cuando toman tu mano para ponerte una pulsera amistosamente, porque quieren “leerte la suerte”, o cuando encuentras a una señora jorobadita que pide limosna porque toda la familia pasa por una crisis monumental estilo La Rosa de Guadalupe. Si en un momento determinado te ves en una de las situaciones mencionadas o sientes algo similar, agarra tus cosas y vete…

Lo cual, me lleva a la siguiente parte de esta historia porque me sentí estafada. Estaba buscando vuelos, muy feliz, muy alegre (correcto, cantando y todo), con los métodos que hemos contado en artículos previos y había cazado un par de ofertas maravillosas para ir a Estados Unidos. Así que hice lo mismo de siempre: buscador genérico para encontrar las ofertas, ubicar el mejor precio con la aerolínea, migrar a la página oficial de ésta, señalar las mismas fechas y al momento de diseñar la ruta final, observo una leyenda fuera de lo normal: “Elige cuando pagar la TUA”. Para mis adentros dije “debe ser una de las letras chiquitas por las que siempre te quieren cobrar las compañías de bajo coste, que horror” (ojitos hacia arriba, como cuando tu mamá te decía comieras tus verduras).

Así que me disponía a comprar los vuelos, omitiendo por supuesto el precio extra, porque según yo, en ninguna circunstancia me lo iban a cargar; pero… con lo que no contaba, es que la “TUA” es la Tarifa de Uso de Aeropuerto y como buen impuesto, es obligatorio pagarlo por hacer uso de las instalaciones en México; por tanto, mi bella oferta subía casi un 25% al valor original, aniquilando por completo mis ganas de salir del país por un periodo corto. Este cargo existe desde hace tiempo, para ser exactos desde el 2000; el propósito es dar mantenimiento a los inmuebles, que, en algunos casos, buena falta les hace; el monto varía de un aeropuerto a otro y también si el vuelo es nacional o internacional.

Anteriormente se incluía como parte de la tarifa final y ahora se debe de pagar por separado. Si bien no es un engaño, porque hacen hincapié en este concepto durante toda la experiencia de compra, también es verdad que deja mucho qué pensar sobre las razones del método de venta. La pandemia causó muchos estragos en sectores del país y a nivel mundial, el turismo ha sido uno de los rubros más afectados por estas circunstancias, mismas que han producido un incremento en los precios para ser sostenibles en el mediano y largo plazo. Esto es una consideración personal; sin embargo, veo en esta estrategia, una forma sutil de decir que era el momento de ajustar los importes sin sonar agresivos con los clientes y la TUA fue parte de la solución adjudicándoselo directamente al aeropuerto.

Así que ya lo sabes, ahora que consideres viajar en avión no olvides agregar la Tarifa de Uso a tu cotización para que no te lleves ninguna sorpresa al momento de subir a tu vuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button