ComicsDestacadas

Excalibur… peones de nadie.

Excalibur era un comic que pertenecía al micro universo de X-Men, dentro de Marvel Comics; sin embargo, este nunca estuvo del todo integrado en su primera etapa, de 1988 a 1998. Aun así, el título tenía mucho que ofrecer y, como lo indica la historia que hoy recordamos, eran los de Excalibur… peones de nadie.

.

La primera alineación del grupo constaba de los ex X-Men, Rachel Summers (Phoenix, hija de Cyclops y de Jean Grey de un futuro alterno), Kitty Pryde (Shadowcat) y Nightcrawler.

Además, al estar situados en Inglaterra, contaban con Captain Britain (hermano de la X-Woman, Psylocke), y su novia, la poderosa Meggan.

(Equipo original de Excalibur. Atrás: Widget, Phoenix, Captain Britain, Meggan. Adelante: Shadowcat y Nightcrawler)

.

El grupo integraba también a Lockheed, el dragón compañero de Kitty y el pequeño robot Widget, que tenía la habilidad de abrir portales en el multiverso.

El título con el equipo creativo de Chris Claremont (escritor) y de Alan Davis (dibujante). Davis había rechazado ilustrar el comic mensual de X-Men, pues no deseaba lidiar con la presión que conllevaba la tarea.

Uncanny X-Men no se publicaba 12 meses al año -como la mayoría de los comics- sino 15 veces. La razón es que se les daba mayor promoción a los comics en verano, temporada en que bajaban las ventas en general a causa de las vacaciones. Así que los títulos más populares de Marvel se publicaban de manera quincenal. Además, por ser el comic más vendido, X-Men estaba sujeto a mayor escrutinio editorial.

(Equipo extendido de Excalibur: Kylun, Feron, Cerise, Nightcrawler, Phoenix, Shadowcat, Widget, Lockheed, Meggan y Captain Britain)

.

La ventaja de que Davis cediera Uncanny X-Men fue que pudo dedicarse a Excalibur, cuyo primer número se publicó en junio de 1988 (después de haber tenido un especial introductorio en diciembre de 1987).

Las historias que contaba la dupla creativa estaban llenas de acción, de humor, de fantasía y de ciencia ficción. Eran un tanto enredosas y en ocasiones ocupaban un gran elenco. Sin embargo, era fácil de seguirles la pista.

(Dice Captain Britain: “Llámenme paranoico… pero creo que estamos siendo manipulados”)

.

Davis dejó el comic con el número 17 y solo regresó a dibujar un par de entregas más. Por su lado, Claremont se retiró del proyecto de manera definitiva con el #34. Por lo tanto, varios hilos argumentales quedaron sin resolver.

A Excalibur se integraron otros dibujantes y escritores, más perdió todo su brillo y la ventas bajaron considerablemente; un factor importante fue el hecho de que esta revista pertenecía a un pequeño grupo que tenía mejor calidad de impresión, pero un mayor precio, como el comic de Wolverine.

Varios meses más tarde, Alan Davis aceptó regresar para escribir y dibujar Excalibur con el objetivo de dar cierre a todas las historias inconclusas. Su ingreso se dio en el #42 (agosto de 1992) y se mantuvo hasta el 67 (mayo de 1993). De esto ya hablamos un poco aquí:

.

Excalibur adolecía de un exceso de creatividad. Desde su inicio se plantaron semillas que quedaron sin germinar hasta el regreso de Davis. Algunos de los personajes de apoyo provenían de la sección británica de Marvel, en la que habían trabajado en tiempos distintos, Claremont y Davis. Estos seres solían ser extraños y no eran del todo conocidos en Estados Unidos.

A su regreso a Marvel, Davis expandió la alineación de Excalibur. Creó nuevos integrantes como Kylun, Micromax, Feron y Cerise. Estos tenían fuertes influencias de la fantasía, de las leyendas medievales, del espacio y la ciencia.

(Merlyn regresa ante el asombro de Saturnyne y su hija Roma)

.

En Excalibur #50, publicado el 24 de marzo de 1992, Davis dio cierre a la primera tanda de historias al enfrentar a los héroes contra Necrom, un ser milenario extradimensional que deseaba alimentarse de la fuerza Phoenix. Necrom había sido un hechicero y entre sus estudiantes se encontraba el mago Merlin. Como Rachel Summers era la depositaria de la fuerza Phoenix, Necrom la rastrea para aniquilarla.

En Excalibur #2, conocemos a un niño de extraña apariencia que es perseguido por soldados. Escondido en un edificio abandonado, el niño de nombre Colin juega con el pequeño robot Widget. Cuando los guardias descubren a Colin, Widget crea un portal a otra dimensión que lo salva. Desde entonces -y hasta el regreso de Davis- no se supo de Colin.

(Kylun reaparece como adulto)

.

En Excalibur #42, descubrimos que Widget ha trasladado a Colin a una tierra alterna, donde ha crecido como su principal guerrero. Sin embargo, ese mundo ha sido devastado por Necrom, lo que lleva a Kylun a unirse a Excalibur.

Por su parte, Wigdet llega a Excalibur casi desde la formación del equipo; el pequeño robot es un ser viviente que se alimenta de componentes electrónicos y cuyo poder es la de abrir portales a otros mundos transportando al grupo a distintas dimensiones.

(Phoenix y Micromax se conocen)

.

El cuartel de operaciones y vivienda de Excalibur es un viejo faro que resulta ser un nexo interdimensional entre miles de mundos. Cada realidad cuenta con su propio faro en las costas inglesas y son puntos convergentes del multiverso.

En el enfrentamiento contra Necrom, Excalibur (que cuenta con la guerrera del imperio Shi’Ar, Cerise; el estudiante de magia y aspirante a dueño de la fuerza Phoenix, Feron, y el agente gubernamental con el poder de cambiar de tamaño, Micromax) descubre el verdadero motivo por el cual se han unido.

(En el panel inferior: Phoenix, Meggan y Cerise (atrás); Captain Britain y Kylun (al frente))

.

No fueron simples circunstancias las que llevaron a la creación del grupo de héroes, sino todo un plan manipulado por Merlyn, quienes otorgaron el poder de Captian Britain a Brian Braddock (en 1976), iniciando así su plan en la Tierra.

Merlyn y Roma lideran a los interdimensionales Captain Britain Corps, que protege a sus respectivos mundos de amenazas como las de Necrom. Cada realidad cuenta con un agente. Brian Braddock protege a a la Tierra 616.

(Necrom se enfrenta a Micromax, Kylun, Cerise y Feron)

.

Para poder derrotar a Necrom, Rachel debe hacer uso total de la fuerza Phoenix, ayudada por las habilidades de sus demás amigos quienes convergen en una misma entidad y cuyos poderes mutantes o mágicos son piezas en la maquinaria diseñada para detener al villano.

La misión es un éxito, más los 5 fundadores de Excalibur se sienten engañados, pues en realidad han sido manipulados para cumplir el propósito, poniendo en duda su libre albedrío, siendo peones en un juego cósmico.

(Los fundadores de Excalibur fusionan sus habilidades)

.

Si después de liberar al multiverso de Necrom son libres o no, eso estará por verse.

Después de este número clave, Davis continuó dando cierre a otras historias que son importantes para la mitología de X-Men y de Marvel.

(Phoenix se prepara par la pelea final contra Necrom)

.

Su siguiente aventura tuvo final satisfactorio en Excalibur #67 y tuvo que ver con la historia de “Days of Future Past”, de la cual hemos hablado y que es un referente en el mundo de X-Men. Aquí te dejo una liga a esa nota:

.

Davis también hizo el esperado encuentro entre Excalibur y los X-Men, a quienes se les creía muertos. La reunión estuvo ilustrada por un joven Joe Madureira, estrella del comic norteamericano. De esta y del final de la temporada Davis, hablaremos más adelante.

Excalibur #50 cumple 30 años de haber sido publicado.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button