ComicsDestacadas

Fantastic Four contra los Skrulls.

Dos meses después del estreno del comic de Fantastic Four -y de Marvel como editorial reinventada-, llegó a los puestos de periódicos el número dos de dicha publicación. Se trataba de Fantastic Four contra los Skrulls, extraterrestres dispuestos a conquistar el mundo.

En algunas ocasiones y por distintos motivos, los comics han tenido periodicidad bimestral (lo habitual es que sean mensuales). Esto, porque cada entrega desde ser escrita, dibujada, entintada, coloreada, rotulada, enviada a imprenta y distribuida. Ciertas revistas nuevas o de menor venta, podían tener esa periodicidad bimestral. Conforme mejoraban sus ventas, se les aumentaba la frecuencia.

(Segunda edición de Fantastic Four)

.

Ese fue el caso de Fantastic Four al inicio. Poco antes de su estreno, Marvel existía como Atlas y publicaba sus comics bajo el nombre de varias compañías. Fue hasta 1961 que comenzó a homologar su nombre como tal. Fantastic Four era un intento para regresar al género de superhéroes, que había perdido popularidad en años anteriores.

Es staff de Marvel estaba disminuido, más Stan Lee trabajaba con algunos ilustradores freelancers, como Steve Ditko y Jack Kirby, con quienes hacía distintos comics, como de horros, ciencia ficción, vaqueros y otros. Estos relatos aparecían en títulos como Journey into Mystery, Rawhide Kid, Strange Tales, Tales of Suspense y Tales to Astonish.

(Primera página. Los créditos de Lee y Kirby se encuentran en vertical, junto al recuadro amarillo)

.

Aunque la editorial aún tenía el nombre legal de Atlas Comics, fue en el mes de abril de 1961 que comenzaron a incluir en sus portadas un diminuto recuadro con las iniciales MC (Marvel Comics). Estos, ya se pueden apreciar en Journey into Mystery #69, Kid Colt Outlaw #99, Strange Tales #86, Tales of Suspense #19 y Tales to Astonish #21.

Para agosto de 1961, y con el estreno de Fantastic Four, “MC” tenía ya una relativa estabilidad. Sin embargo, la producción era demasiada y el staff, muy reducido, por lo que la nueva publicación debía ser producida cada dos meses.

(Primeros comics con el sello de Marvel -dice MC-, discreto, arriba del número 99 y el mes de julio)

.

Es el 28 de septiembre de 1961 que se publica Fantastic Four #2. Era casi imposible saber qué tanto éxito había tenido la primera edición, más una de las cualidades de Stan Lee como escritor y editor, era dar un sentido de grandiosidad a sus comics. Casi de inmediato, hizo sentir a los lectores como si fueran parte de una gran comunidad y sus títulos, los de mayor demanda. Y sí, eventualmente llegó a ser así, más en el inicio era solamente una fachada.

Por otro lado, Lee comenzó a dar mayor crédito a sus cocreadores, como Ditko y Kirby, promoviendo una sensación de proximidad de la que los lectores eran partícipes. La gente detrás de los comics ya no eran “desconocidos”, eran celebridades del medio. Ahora eran “Stan”, Jack”, “Steve” (y otros). Poco después pasaron a ser “Smiling” Stan (“sonriente” Stan), “Jolly” Jack (“alegre” Jack) y “Sturdy Steve” (“robusto” Steve).

Sin embargo, en esos primeros números aún no aparecían los créditos en un recuadro específico, sino a manera de firmas, como era la costumbre. En Fantastic Four, la primera vez que aparecen los créditos es en el número 9. Estos incluyen al entintador y al letrista, algo inusitado en ese tiempo:

(Fantastic Four #9, con los primeros créditos formales en ese título que incluyen al entintador y letrista)

.

Esa confianza con que presentaban su nuevo producto, a su vez convenció a los nuevos mercados. En el caso de los Fantásticos, tanto Stan como Jack generaban una energía nunca antes vista en los comics. Cada frase de Lee culminaba con un signo de admiración (toda aquella que no finalizara con guiones, puntos suspensivos y signos de admiración o interrogación).

Kirby, a su vez, era una máquina creativa que imprimía un vigor en sus ilustraciones que era estudiado por lectores y profesionales por igual.

(En el último panel vemos el encabezado de diarios como el Daily Globe y el Daily Bugle, que será el lugar de trabajo de Spider-Man, una vez que sea inventado, ya que este comic salió un año antes de su debut)

.

Pese a lo áspero de los primeros ejemplares de Fantastic Four, la dupla creativa encontró pronto un estilo distintivo. Se convirtió en el sello de Marvel. Este comic en particular tuvo una de las más grandes rachas creativas, creando personajes y mundos que resuenan al día de hoy: The Inhumans, Black Panther, Klaw, The Watcher, Galactus y Silver Surfer, por citar algunos. Pero esa explosión creativa no fue exclusiva de una temporada. Los primeros números de Fantastic Four están plagados de nuevos conceptos.

Tan pronto conocemos el origen del equipo, debutan enemigos como The Moleman y sus monstruos subterráneos (#1), los extraterrestres Skrulls (#2), el edifico Baxter, el Fantasti-Car y sus uniformes clásicos (#3), el regreso de Namor de la Era de Oro (#4), el debut de Doctor Doom (#5), el primer equipo entre ambos villanos –Doom y Namor- (#6). Y esos son los 6 primeros números.

(Los Fantastic Four, después de ser incriminados por los Skrulls, buscan refugio en una cabaña)

.

En el proceso de desarrollo del estilo Marvel se abordaban distintos géneros comunes en su tiempo. Es por ello que en el segundo número del comic, el cuarteto se encuentra con los Skrulls, una amenaza del espacio exterior. En Estados Unidos, la ciencia ficción exploraba nuevos campos de acuerdo a los descubrimientos –y temores- de la época.

Había finalizado la Segunda Guerra y en su lugar, se gestaba otra guerra potencial, la llamada “Guerra Fría”. Esta trajo consigo el desarrollo de la energía nuclear, así como la noción de un nuevo campo de “conquista”: la del espacio exterior. Inicia de esta manera la llamada “carrera espacial” que ganó contundentemente la Unión Soviética durante varios años. Sin embargo, la llegada de los americanos a la Luna los colocó como los ganadores.

(En esta página se hace un recuento del origen del cuarteto, ocurrido en el número anterior)

.

En cuanto al comic en sí, la amenaza de los Skrulls consistía en la conquista de la Tierra. Más amenazador era el hecho que estos seres podían cambiar su forma física y asumir la de cualquier humano. Más no sus habilidades ni poderes.

Al mismo tiempo, el recién formado cuarteto de héroes debe superar las crisis internas, como la amargura de Ben Grimm quien ha sido transformado en una “Cosa”, o el hecho de que apenas conocen sus poderes sobrehumanos. Asimismo, la gente aún desconfiaba de ellos. Es por ello que, cuando los Skrulls los suplantan para incriminarlos, las autoridades actúan de inmediato en contra de los Fantásticos, quienes deben refugiarse en una cabaña secreta.

(Los héroes son descubiertos y encarcelados por el ejército. Las historias se segmentaban por capítulos)

.

En el curso del comic, los Skrulls son desenmascarados (literalmente) y detenidos, el cuarteto limpia su nombre y evitan la invasión alienígena; el final de la historia tiene un giro inesperado, mucho más en la línea de los relatos escritos por Stan Lee para comics como Strange Tales o Tales to Astonish, que el común para los superhéroes.

Una de las características del nuevo Marvel, es que sus comics se sitúan en ciudades “reales”, como New York, creando una identificación inmediata con sus lectores. Más esto no fue de inmediato. Si leemos los primeros números de FF, la ciudad donde viven no está definida. En número 1, se dice que viven en “Central City”. Seguramente a Stan Lee se le olvidó que dicho nombre había sido establecido por sus rivales en DC, como la ciudad del nuevo Flash vive.

(Cada héroe es llevado a una celda especial)

.

Los errores también eran algo común y comprensible, debido a la tremenda cantidad de historias elaboradas de manera simultánea. Por ejemplo, Kirby olvidaba si Hulk tenía cuatro o cinco dedos, Stan llamaba Peter Palmer a Spider-Man y hasta llegó a llamarlo “Superman”.

En el segundo número de Fantastic Four, no se hace referencia al nombre de la ciudad donde habitan; ayuda un poco el hecho de que las fechorías cometidas por los Skrulls, ocurren en distintas ciudades de Estados Unidos.

(Liberados, los héroes buscan a los verdaderos culpables)

.

En el segundo comic de “Los Cuatro Fantásticos”, además de los Skrulls, debuta un periódico: The Daily Bugle. Peculiar es el hecho que fuera credo antes que Spider-Man y los personajes que laboran en dicho lugar: Betty Brant, Need Leeds y J. Jonah Jameson. Este comic se creó el año siguiente, en 1962.

Por su parte, el concepto de los Skrulls se fue explorando y expandiendo con el tiempo, llegaron seres como The Super Skrull, que sí podía replicar poderes, principalmente los del cuarteto fantástico. Llegaron otras razas cósmicas, como The Kree, quienes entablarían una lucha milenaria contra los Skrulls. La Tierra, por lo general, quedaba en medio de dichos conflictos.

(Reed Richards se hace pasar por Skurll y convence a la flota de no invadir la Tierra)

.

Se cumplen 60 años del debut de los Skrulls (y el Daily Bugle) en Fantastic Four #2 (por Stan Lee, Jack Kirby y George Klein), donde podemos encontrar una enorme cantidad de detalles que irían forjando a Marvel Comics. Sus primeros comics son fascinantes por todas las pistas que podemos descubrir.

Antes de irnos, te dejo una liga con la nota donde hablamos de Fantastic Four #1:

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button