DestacadasMusic

“I’m Too Sexy” lo sigue siendo después de 30 años.

En la música, como en todo, hay prejuicios. Es fácil desechar algo o etiquetarlo basado en una primera opinión. O existen ideas arraigadas en cada generación, tales como “en mis tiempos, la música era mejor y tenía contenido”.

.

Si bien es cierto que en muchas ocasiones llegan modas con estructuras musicales muy sencillas y la finalidad de generar ganancias económicas con productos llamados “de plástico”, promocionando a cantantes o “músicos” que dependen de un enorme aparato para crear un espectáculo, también existen productos comerciales de alta calidad.

.

Música buena y mala la hay en cada época. Y “los tiempos” de una persona no se limitan a la juventud, como si después de ese tiempo la persona en cuestión perdiera vig encia; “los tiempos” terminan con la vida de una persona, pese a lo dramático que esto se pueda leer. El punto es que se puede disfrutar de cosas nuevas y antiguas en cualquier momento.

Esta larga introducción es para hablar de un álbum musical y un grupo considerado como un “one-hit wonder”, o grupo de un solo éxito.

.

Right Said Fred dominó las listas de popularidad mundiales con su disco Up, liberado el 16 de marzo de 1992. En específico, el sencillo “I’m Too Sexy” fue el que les dio fama mundial para después apagar la flama comercial de esta agrupación inglesa de dance.

Los hermanos Fred y Richard Fairbrass decidieron dedicarse a la música en 1989. En 1991 debutaron con el sencillo arriba citado, lo que les dio una popularidad inmediata inusitada.

El single pasó varias semanas en las listas de popularidad de Reino unido, Estados Unidos y otros muchos países. Sin duda, “I’m Too Sexy” fue una de las canciones más escuchadas de ese año.

.

El material desprendió otros tres singles: “Don’t Talk Just Kiss”, “Deeply Dippy” y el sencillo doble, “Those Simply Things/ Daydream”. El corte “Deeply Dippy”, incluso superó a “I’m Too Sexy” en el primer lugar de la lista de Reino Unido.

Un excelente álbum musical es Up, con sus 10 canciones y 40 minutos de duración. Pese a su predominancia dance -que te pondrá de buenas-, la producción tiene muy variadas influencias, que van desde el obvio pop, hasta el rhythm and blues, pasando por el obligado rock.

Y es que, pese a sus programaciones y sonidos sintéticos propios de la época (que se siguen escuchando bien), los hermanos Fairbrass tocan instrumentos eléctricos. Richard se encarga de la voz y el bajo, mientras que Fred, de los coros y guitarras. Además, un tercer elemento, Rob Manzoll, participa con guitarra y coros. Entre los tres compusieron la totalidad de los temas.

.

El humor y las armonías en tonos mayores, alegres, predominan en la producción. La instrumentación es rica, dando frescura a cada una de las canciones sin que se escuchen repetitivas. Tampoco se abusa de los sampleos. En ese sentido, tiene que ver más con la música bailable de los ‘70s que con la electrónica de los ‘90s.

La agradable voz de Richard es un gran complemento y distintivo de Right Said Fred. Además, en “Don’t Talk Just Kiss” podemos escuchar la privilegiada participación de la cantante Jocelyn Brown, quien no aparece acreditada en la placa, más sí en el video.

Música acústica, eléctrica e incluso una sección de metales se pueden apreciar a lo largo de Up. No importa si lo viviste o lo acabas de conocer, el disco debut de Right Said Fred se mantiene en excelente forma a 30 años de su estreno.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button