Bitácora de ViajeDestacadasUpNews

Live with passion… de paseo por Texas

Pasé por Update México para leer las noticias y aproveché para revisar el historial de artículos que había escrito, me di cuenta que relaté cómo inició esta pasión viajera pero me faltó dar el seguimiento; en las últimas entradas prometí que volvería a la carga, que este año me volvería a “implantar el chip” para viajar de nuevo; dicen que “siempre regresamos a los lugares donde fuimos felices”, así que en honor a lo que me había jurado, me trepé a un avión y volé a San Antonio, Texas.

Debo confesar que me hacía más ilusión la idea que el destino; ¿a qué me refiero? San Antonio, a diferencia de Panamá, fue el primer lugar que conocí por mis propios medios, sin grupos, sin agencias, solamente un compañero, investigación, mucho ánimo y nuestras maletas; tenía 23 años, nunca había ido a EE.UU. y San Antonio, no es particularmente un destino turístico, es un lugar pequeño comparado con las magnas ciudades como Los Ángeles, Nueva York, San Francisco y demás sitios afamados; pero funcionaba muy bien para ser mi primera incursión, porque cometí una gran cantidad de errores y no fue mayor tema.

¿Cómo cuáles? Bueno, para comenzar pagué casi todo con mi tarjeta de crédito, lo pasé a 24 meses sin intereses, así que pasaban las semanas (y un par de años más) y seguía pagando mi viaje, mi recomendación sería: paguen de contado y si no es posible, procuren no diferir a un plazo mayor de 12 meses sin intereses. Me acabé todos mis ahorros, así que regresé a mi casa, no tenía comida y sólo me alcanzaba para las facturas del mes… Hoy me da risa (en ese momento, no tanto), pero esas experiencias me ayudaron a construir una versión más sabia de mi persona.

Casi 10 años después regreso al primer lugar al que fui, preparé todo como de costumbre y agregué “juguito de nuevas experiencias”, por ejemplo: Hacerse la prueba de antígenos COVID para salir del aeropuerto (aceptan las de Farmacias el Ahorro)[1], hospedarme en un Airbnb (en ese entonces no existía la plataforma), ver que las ciudades SI evolucionan, que la inflación no es broma y a veces no nos damos cuenta; en fin, una gran cantidad de cosas.

Más allá de las compras, quería explorar un poco más la ciudad, darle un giro a la experiencia. Y te puedo decir que aun después de varios años, la recomiendo para unos días agradables, no es un lugar bullicioso como mencionaba antes, así que puedes descansar, las avenidas son amplias; a diferencia de mi primera visita, tiene mucho más que ofrecer:

  • Riverwalk: El río posee barquitos para hacer el paseo en bote. Las calles con coloridas sombrillas, que son distinguida característica del paseo a pie, permiten ahora la ingesta de alcohol, lo cual ha  generado que este punto este lleno de vivacidad y alegría ordenada. OJO: Sólo se permiten las bebidas espirituosas en estas calles, al salir del río el consumo no está permitido.
  • El Álamo: Es una fortaleza a pocos metros del río, una edificación histórica donde se dieron varios hechos, entre ellos la Batalla del Álamo donde tropas mexicanas y rebeldes texanos se enfrentaron.
  • Pearl Brewery: es un distrito culinario, su fundación fue en 1883; sin embargo, cobra auge como sitio de interés a partir del 2009 cuando se instala el primer restaurante y un mercado de productores locales, a partir de ahí, su crecimiento se consolida con la suma de inversiones entre las que destaca: un hotel, un pasillo culinario, un jardín central, eventos artísticos, restaurantes, zona residencial y arquitectura impresionante.

Existen más atracciones como: Six Flags, el zoológico, un jardín botánico, las cavernas y las plazas comerciales, me gustó enfocarme en las anteriores porque es de lo más reciente que encontrarás y además, lo único que deberás pagar es el consumo de alimentos y bebidas.

Volver a Texas, me puso en modo reflexivo, pocas veces nos detenemos a ver cómo pasa el tiempo, cuánto evolucionamos en cinco, diez años o más. HOY es el día donde disfrutas de tu versión más joven en comparación de mañana… así que permítete una vida balanceada, goza tu salud, complácete, goza de tus buenos hábitos y de los que no son “tan buenos” también, que un día lejano voltees para recordar y ver todo lo que hiciste durante todo este tiempo y así, sonrías con plenitud y alegría.


[1] Puedes consultar en la aerolínea cuáles son los requisitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button