DestacadasMovies
Tendencia

Los Imperdonables, de 1992

Un filme que dejó una marca temprana en la década de 1990, fue Unforgiven, un relato ubicado en el oeste estadounidense con uno de los máximos íconos del género, Clint Eastwood. Se trata de Los Imperdonables, de 1992.

La producción se dio a conocer en el cine de Estados Unidos el 7 de agosto de 1992 y se recuerda también por haber obtenido 4 premios Oscar, como el de Mejor Película, Mejor Director para Eastwood, Mejor Actor de Reparto para Gene Hackman y Mejor Edición para Joel Cox.

Otro hecho importante es que se trata de una historia catalogada como western revisionista, esto quiere decir, que su propósito es el de contraponerse a la convencionalidad del género y a sus estereotipos, muchos de los cuales fueron  establecidos por el propio Eastwood, tal vez la figura más grande del western, junto con John Wayne.

.

La traducción del título no es literal. Más que “imperdonables”, es “no perdonados”, esto es significativamente distinto, pues no deja lugar a dudas de que se trata de alguien que ya está más allá del perdón o redención.

Tomando en cuenta esto, sabemos que el personaje central, William Munny (Eastwood), aunque ha tratado de cambiar de camino, está consciente de su pasado y de que su futuro no es promisorio. Solamente le queda dar lo mejor cada día; no por él, sino por sus hijos.

La historia es la siguiente. William Munny ha sido uno de los asesinos más famosos de su tiempo. Pese a la deficiencia en los métodos de comunicación, su reputación se ha propagado por varias regiones. De alguna manera, Munny consigue mantener un bajo perfil. Muchos años más tarde, cuando se enamora de una buena mujer, decide dejar su vida pasada.

.

El amor por su esposa hace que le brinde su vida, al tiempo que ella es su brújula moral. Munny cambia radicalmente; deja la muerte y el alcohol para dedicarse a una vida tranquila, con sus dos hijos.

El antes asesino debe enfrentar la inequidad del destino al perder a su esposa debido a la viruela. Y ahí, es apenas donde inicia el filme.

Munny recibe la visita de The Schofield Kid (Jaimz Woolvett), un joven pistolero dedicado a ser cazarrecompensas, quien le ofrece encontrar a dos delincuentes que han atacado brutalmente a una prostituta. Retomando el tema de la comunicación deficiente, el muchacho asegura a Munny que la mujer ha sido mutilada sin piedad, cuando no es del todo cierto.

The Schofield Kid ofrece la mitad de la recompensa a Munny, si acepta ayudarlo, mas este no está seguro; la memoria de su esposa le hace estar renuente a retomar la violencia.

El joven mantiene la oferta y le comenta la ruta que tomará, en caso de que Munny cambie de parecer y decida alcanzarlo.

.

El exasesino reconsidera la oferta y acepta, por un leve sentido de justicia, pero también porque necesita el dinero con urgencia, pues el viudo ha caído en la pobreza junto con sus dos hijos. Por otro lado, sabe que la encomienda no es lo que su esposa desearía y que puede ser un inequívoco regreso a sus viejas usanzas. Munny parte hacia la última aventura, dejando a sus pequeños hijos solos por un par de semanas.

William Munny lleva 10 años de retiro por lo que está fuera de forma. Es por ello que acude a su viejo compañero y amigo, Ned Logan (Morgan Freeman), y le ofrece ser parte del convenio (aun cuando The Kid desconoce la modificación al trato), repartiendo el botín en tres  partes. Ned acepta.

La situación será mucho más complicada de lo que parece, pues la recompensa ha sido promovida por el grupo de prostitutas a la que la mujer agredida pertenece. Juntando sus ahorros, logran reunir 1000 dólares para ofrecer a cambio de las vidas de los dos delincuentes (y de los cuales, solo uno de ellos fue el agresor).

Sin embargo, el sheriff del pueblo, “Little” Bill Daggett (Gene Hackman), no permitirá que se irrumpa la paz en su jurisdicción. Pese a ser “la fuerza del bien”, Daggett demostrará que es el verdadero villano. Hackman brilla en varias secuencias, como las que involucran a Bob “el inglés”, interpretado por Richard Harris.

.

En Unforgiven, cada personaje tiene su tiempo y su desarrollo, sus dilemas y demonios, otra característica de este filme y su profundidad. No es la aventura por la aventura ni el estereotipo de los buenos contra los malos. Si acaso, es una demostración de que no existen las diferencias marcadas y dentro del espectro entre lo blanco y lo negro, hay muchos tonos de gris intermedios.

A la vez, Los Imperdonables (o Sin perdón, como fue conocida en otras regiones), no pretende ser una crítica del género, sino una profundización en él. La producción está consciente de ello y sobre todo, el actor y director, Eastwood. Esto es más claro al ver los créditos finales donde aparece la leyenda, “Dedicado a Sergio y Don”. Sergio Leone fue el director de la “trilogía del dólar”, epítome del western norteamericano. Don Siegel dirigió a Eastwood en Dirty Harry (1971) y Escape from Alcatraz (1979).

En Dirty Harry, Eastwood interpreta a uno de los antihéroes por excelencia del cine, definición que se aplica a Bill Munny.

Unforgiven es un extraordinario filme y el que inicio la transición de Eastwood de actor a director, entre otros motivos, por la edad. Este camino se consolidó al año siguiente con otra gran película en la que participa Kevin Costner, A Perfect World (Un mundo perfecto). La primera película de Eastwood en la silla de director, fue en 1971, el thriller Play Misty for Me, así que ya tenía su buena trayectoria. Unforgiven, por su parte, demostró que le prometía un futuro brillante en el rubro.

Unforgiven cumple 30 años de su estreno.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Un comentario

  1. Esta gran película, en realidad trata de un alcohólico en recuperación más que de un asesino. Es fácil pasarlo por alto, se les puede perdonar a los espectadores, que no sufren está enfermedad, pero se les escapa a los críticos. En repetidas ocasiones William dice que ya no es el mismo, que cuando mataba estaba siempre ebrio, pero el amor de su esposa ” lo retiro” de la bebida, que era el síntoma de lo que fuera que estuviese padeciendo William, en reiteradas ocasiones, se ve al William recuperado. Ejemplos, cuando hiere de muerte al primer vaquero, este pide agua, a lo que William grita: lleve le agua, no dispararemos. Pero la ira es un lujo que el alcohólico no puede permitirse. Cuando se entera que Ned fue asesinado su mejor amigo que no había matado a nadie fue demasiado, tenía la botella a un metro. Y como si nada bebió ese primer trago después de once años. Fue cuando la máquina asesina, se reinicia, vuelve el asesino frío como la nieve. La transformación del personaje es magistral. Al entrar al bar todos lo miran, y bilito dice, eres William Munny, asesino de mujeres y niños. A lo que William responde, si soy William Munny asesino de mujeres y niños y de todo lo que camina o se arrastra en esta tierra y he venido a matarte a ti por lo de Ned. Genial transformación. El síntoma de su alcoholismo, manda. Es por esta sutileza que la película es genial, tan sutil como el alcoholismo, que ni los críticos lo observabaron. Clint y todo el equipo deben seguir riendo a costillas de la miopía de los críticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button