DestacadasMoviesMusic

Los muchachos perdidos.

La película Los muchachos perdidos, de 1987, dejó una buena marca en la cultura. El filme fue un hito en el género de vampiros y ayudó a redescubrir a estos formidables monstruos.

La cuarta cinta dirigida por Joel Schumacher, tuvo su estreno el 31 de julio en Estados Unidos y fue producida por Harvey Bernhard por medio de la compañía de Richard Donner, uno de los grandes del cine. De hecho, en Lethal Weapon, de la que hablamos hace poco en este espacio y que estrenó también en 1987, se puede leer en una de las marquesinas de cine: “Ahora presentando The Lost Boys, el hit del verano”. Mejor promoción que esa, no la hay.

.

El director inicial de Los muchachos perdidos sería el propio Donner, pero conforme se fue retrasando el inicio de su rodaje, se dedicó a Arma mortal por lo que firmó a Schumacher en su lugar. Aquí te presento una nota de Lethal Weapon:

.

Uno de los motivos por los cuales Schumacher aceptó el proyecto fue porque le gustaban los vampiros. Los enigmáticos seres, según el director son los únicos monstruos “ardientes”. Y tenía razón, el erotismo inherente a estos míticos individuos es motivo de su popularidad y que, marcas como Crepúsculo, han sabido explorar (y explotar) en libros y cine.

Otro que no tuvo que ser demasiado persuadido para integrarse al proyecto, fue el joven actor Kiefer Sutherland, pues cuando se enteró que INXS y Jimmy Barnes formarían parte de la banda sonora, se terminó de convencer (de inició dudaba en integrarse). Por otra parte, Lost Boys fue el primer proyecto en el que participaron juntos “los dos Coreys”, Corey Haim y Corey Feldman; el segundo ya enfrentaba problemas por abusos de sustancias y estuvo a punto de ser despedido.

.

El elenco fue uno de los elementos de los cuales Schumacher se sintió más orgulloso, decía tener uno de los mejores ensambles en una película y eran ellos realmente quienes la vendían. También estaba en lo cierto. Lost Boys tiene una selección de buenos actores, principalmente juveniles. Este tipo de filmes con niños y adolescentes se consituyó como una moda en la década. Varias de las producciones más exitosas contaron con jóvenes actores, como Stand By Me, The Breakast Club o The Goonies.

Entre los más jóvenes: Jason Patrick (Michael Emerson), Corey Haim (Sam Emerson), Kiefer Sutherland (David Powers), Jami Gerts (Star), Alex Winter (Marko), Corey Feldman (Edgar Frog) y Jamison Alexander (Alan Frog). Por cierto, ¿notas algo peculiar en los nombres de estos dos últimos? Es porque hacen referencia al escritor Edgar Allan Poe.

También participan actores más experimentados como Edward Herrman (Max), Dianne Wiest (Lucy Emerson) y Barnard Hughes (el abuelo).

.

Hablando de la música, el filme cuenta con algunos buenos tracks de rock y pop. Incluyó dos temas por INXS y Jimmy Barnes: “Good Times” y “Laying Down the Law”. INXS se encontraba en uno de los mejores momentos de su carrera y estaban a punto de dar a conocer Kick, uno de sus discos más famosos. Pronto hablaremos de este.

Otras canciones que se escuchan en el filme son:

“Don’t Let the Sun Go Down on Me”, original de Elton John y Bernie Taupin, pero en la versión del vocalista de The Who, Roger Daltrey.

“People Are Strange”, tema original de The Doors, en versión de Echo & the Bunnymen.

Lou Gramm, vocalista y líder de Foreigner, contribuye con “Lost in the Shadows (The Lost Boys)”.

“Walk This Way”, de Aerosmith, en la versión de Run-D.M.C.

.

La banda sonora fue compuesta por Thomas Newman (The Shawkshank Redemption).

The Lost Boys fue filmada en principalmente en locaciones reales, como el parque de diversiones o la tienda de comics donde trabajan los hermanos Frog (y que muestra excelentes ejemplares), dando mucha naturalidad al entorno.

La historia trata, a grandes rasgos, en la llegada de una madre recién divorciada y sus dos hijos a la casa de su padre, en la localidad ficticia de Santa Clara, California. El par de hermanos descubren una secta de vampiros que se mantienen jóvenes por toda la eternidad por medio del sacrificio humano.

.

La mala actitud, la rebeldía y vandalismo, hacen que este secreto –y selecto- grupo sea temido por los pobladores. Altaneros y poderosos, los rebeldes hacen lo que les place en la pequeña ciudad. Y no hay quién los detenga.

Los efectos especiales son ingeniosos y resueltos primordialmente en la filmación misma, no en postproducción. Algunos otros elementos, como las cámaras aéreas, son una creativa manera para indicar el vuelo del grupo de vampiros sin que los veamos; las tomas panorámicas suelen aparecer previamente a sus ataques.

.

Las características naturales de los adolescentes, sumadas a las de los vampiros, fueron factores importantes en el éxito de este filme que, si bien es dirigido a ese sector, no exclusivamente para ellos.

The Lost Boys o Los muchachos perdidos, que cumple 35 años, es una pieza clave en la cultura de la década de 1980 y un testamento de su tiempo.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button