DestacadasUpLifeUpTravel

Mientras más lejos viajas, más huella de carbono dejas

El confinamiento posibilita la oportunidad de replantear el turismo y enfocarlo más a los ámbitos local o regional con verdadero sentido de sustentabilidad, a fin de evitar que la actividad humana los sobresature, contamine o devaste los destinos, afirmó Álvaro López López, investigador del Instituto de Geografía de la UNAM.

A su vez, las poblaciones locales deben considerar a la llamada industria sin chimeneas como una de las posibilidades para obtener ingresos, pero  no como única actividad de la que se vuelvan totalmente dependientes, de aquí que es necesario diversificar su economía para que tengan otras fuentes de empleos e ingresos, resaltó.

Ser sustentable, prosiguió, implica estar en contacto con la naturaleza y tomar conciencia de que en el ecoturismo nuestras acciones tienen fuerte impacto en los ecosistemas.

En realidad, aseveró, la sustentabilidad está más en el discurso que en los hechos; el término sustentable se usa simplemente para hacer sentir que la dinámica que utilizamos es de bajo impacto, cuando en realidad es muy alto.

Debemos propugnar por reducir significativamente la movilidad turística con fines lúdicos o recreativos e incentivar los turismos locales y regionales, porque mientras más lejanos son los espacios de visita, la huella de carbono que genera cada turista es mayor, señaló el especialista en geografía del turismo.

El experto ejemplificó que la ausencia de actividad humana liberó la capacidad de carga del planeta en los espacios turísticos y, de pronto, la flora empezó a expandirse más en los caminos por donde transitan los visitantes; muchos animales regresaron a zonas costeras o parques nacionales.

De modo que confinarse permitió al espacio geográfico natural recuperarse y hoy sabemos que podemos contribuir, con nuestra forma de practicar el turismo, a tener un planeta más sano, resaltó.

“Probablemente será una labor complicada porque la construcción humana contemporánea está muy inmersa en el capitalismo consumista, pero podemos empezar por ser más responsables de todos los elementos con los que nos vinculamos al viajar desde el transporte, la actividad restaurantera y hotelera, hasta el consumo y el comercio”, sugirió el geógrafo.

Reiteró que los habitantes de los destinos y localidades turísticas deben entender que se trata de una actividad lúdica que la gente puedes prescindir, a diferencia de otras como la agricultura o la industria.

En este contexto, López López consideró que deben decidir los límites que soporta su espacio turístico para que no se dé una saturación y sobreexplotación del entorno, comentó.

“Si somos conscientes del daño que hemos provocado en el medio ambiente y vamos a ejercer mejores prácticas de turismo, tanto como consumidores como planeadores, gestores y prestadores de servicios turísticos, la respuesta está en apoyar e impulsar el turismo local y las economías nacionales”, concluyó.

Vía
UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button