DestacadasUpLifeUpTravel

¿Mito o realidad?Alimentos afrodisiacos, desde las fresas hasta los ostiones

Estos alimentos se conocen desde la antigüedad, y se dicen que son aquellos que estimulan el deseo sexual y la pasión. Según el diccionario la palabra “afrodisiaco” es cualquier sustancia que estimula el apetito sexual. 

Ahora el origen mítico de dicha palabra, “Afrodisiaco” viene de la diosa griega del amor, Afrodita. Pero antes de que usted querido lector me pregunte, ¿Qué tiene que ver el amor con el deseo sexual? Permítame explicarle brevemente. En épocas griegas la palabra “amor” tenía una connotación erótica, más no romántica.

Los principales alimentos asociados a esta teoría afrodisiaca son el chocolate, el vino tinto, los mariscos (en específico los ostiones y camarones) o frutas como el mango, la fresa o la piña.

Pero contrariamente a las creencias populares, estos alimentos no son afrodisiacos, o bueno, los efectos buscados no están comprobados científicamente, así que mi estimado lector, estamos ante un mito más (como los de la cebolla).

¿Entonces son o no son?

Aunque se han realizado estudios científicos sobre los efectos de los alimentos afrodisiacos, la realidad es que han tenido pocos resultados. Hablemos un poco del efecto “Placebo”.

Según el diccionario este efecto es el resultado de una sugestión del ser humano (o sea que se sugestiona) al ingerir algo, en esta caso comida, que asegura ocasionar un efecto en su organismo. Entonces, muchos de los alimentos que nos dicen que son afrodisíacos puede que tengan resultados en algunas personas, solo porque se lo creyeron y así lo sintieron.

Existe también algo llamado la “magia simpática” o “magia contagiosa”, esto se define como impactos o sensaciones que se producen en nuestra mente al estar expuestos y sugestionados por tal o cual información, en este caso, la comida afrodisiaca. 

En pocas palabras querido lector, si el consumir camarones u ostras te hace sentir con mayor deseo o disposición sexual, pues consúmelos, pero debes ser consciente que no existe un alimento que garantiza al 100% el tener efectos afrodisíacos. El deseo sexual no depende de consumir un alimento en particular, ya que puede variar también por el físico o por temas psicológicos (como depresión, ansiedad o estrés).

Lo que si hay son alimentos que ayuden a evitar estos trastornos o cuestiones físicas como los problemas de circulación, que de manera similar al viagra, relajan los vasos sanguíneos y mejoran el flujo de sangre a los genitales.

Por ejemplo alimentos como las calabazas, las nueces y la carne de res, contienen L-Arginina, que se convierte en óxido nítrico, el cual aumenta el flujo sanguíneo o como los alimentos ricos en omega 3, como el salmón y el aguacate, que tienen el mismo efecto.

Alimentos como las manzanas, uvas, vino tinto, ajo y chocolate negro, contienen quercetina, que tiene propiedades antiinflamatorias que pueden mejorar también el flujo sanguíneo.

Un alimento que tiene fama de afrodisiaco de muchos siglos atrás es el chocolate. Según la investigación, que tiene un nombre muy largo, el cual lo resumiré como “Efectos del consumo del chocolate oscuro y cacao” publicada en la Revista Británica de Nutrición, el cacao puede aumentar el flujo de sangre en partes del cuerpo debajo del torso. Pero cuando se estudió su relación directa con el deseo sexual, no se encontró evidencia de que fuera afrodisiaco.

Entonces podemos definir, que todo depende del contexto de la comida que consumimos, el deseo físico involucra muchas variables. Al salir de un Oxxo con un conejito de chocolate no suele usted pensar que este es afrodisiaco, sino que requiere del contexto necesario para que un chocolate le funcione como afrodisiaco.

Si usted querido lector, creé fervientemente que un alimento incrementa el deseo, el efecto placebo en su mente afectará directamente a su capacidad reactiva sexual, o sea mente sobre materia.

Así que los alimentos afrodisiacos, funcionan dentro de una ecuación completa, por sí solos, no jalan igual.

Hasta la próxima.

Chrystian E. Lardizábal García

Chef ejecutivo y director de operaciones de Lösung Haus. Profesor de la Universidad Internacional de Querétaro. Asesor y consultor culinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button