ComicsDestacadas

No siempre los buenos son buenos y los malos son malos.

En muchas películas, los buenos son buenos y los malos son malos. Podría parecer obvio. Más eso no es una ley cuando hablamos de Sergio Leone, leyenda del cine en al menos dos continentes. En El bueno, el malo y el feo, el bueno no es tan bueno, el malo no es tan malo y el feo… Bueno, es el que mejor nos cae.

The Good The Bad and The Ugly (Il buono, il brutto, il cattivo) se estrenó en Italia el 23 de diciembre de 1966. En esta, los roles no están tan definidos.

.

Blondie, interpretado por Clint Eastwood, es un pistolero y bandido, quien trabaja en secreto con Tuco (Eli Wallach), bribón buscado por la policía en varios estados del sur de Estados Unidos, ofreciendo respetables recompensas por su captura con el fin de llevarlo a la horca.

Sistemáticamente, Blondie (el bueno) entrega a Tuco (el feo) a las autoridades y cobra la recompensa. Cuando el segundo está a punto de ser colgado, Blondie, con un rifle y su magnífica puntería, lo rescata disparando a la soga y ofreciéndole escape. La sociedad funciona bien hasta que un día Blondie se cansa y abandona a Tuco en el desierto.

Tuco no es pieza fácil, pues sobrevive para después buscar a su exsocio con el objetivo de vengarse. Y lo consigue parcialmente.

.

Por su parte, Angel Eyes (el malo) es un implacable asesino que busca a un soldado confederado de nombre Jackson. Durante la pesquisa, se entera que el hombre tiene en su posesión una fuerte suma de dinero. Pero Jackson, que no es Jackson sino Bill Carson, es atacado mortalmente. Antes de morir, Carson se topa con Tuco y con Blondie. Por un enredo circunstancial, a Tuco le dice el paradero del dinero y le da el nombre de un cementerio. A Blondie le dice el nombre de la tumba donde está enterrado. Así que ambos tienen parte del secreto, por lo que están obligados a trabajar juntos de nuevo si es que quieren recuperar el botín de 200 mil dólares.

Por supuesto, la búsqueda del tesoro los llevará hacia el malo (Lee Van Cleef).

La producción de casi tres horas de duración, está considerada una de las mejores del género y en específico, del spaguetti western, popularizado por Leone. Pese a su larga duración, es una película que fluye y que tiene una buena cantidad de elementos icónicos, como la magnífica banda sonora compuesta por Ennio Morricone y su tema principal, sinónimo de las historias del oeste.

.

The Good The Bad and The Ugly es parte de una trilogía, llamada La Trilogía del Dólar y que está compuesta por la citada, así como por sus antecesoras: A Fistful of Dollars (Por un puñado de dólares, 1964) y For a Few Dollars More (Por unos dólares más, 1965).

Las tres cintas siguen la vida del “hombre sin nombre”, interpretado por Clint Eastwood y que tiene diferentes motes en las cintas, más nunca un nombre definitivo.

En la última de la trilogía, aunque Eastwood es el protagónico, es Wallach quien se lleva el peso en la cinta. Blondie (el bueno) adereza la historia, aunque su presencia es pétrea. Lo que no está a discusión, es su lucimiento como antihéroe, que lo seguiría durante su carrera y en otras producciones como las de Dirty Harry. Es en esta donde Blondie termina luciendo un poncho a manera de capa y con una imponente presencia en el triple “mexican standoff” (la posición de duelo) hacia el final de la película.

.

Tuco, bandido mexicano, provocó que se relacionaran a algunas palabras en español con el viejo oeste y sus vaqueros (además de la cercanía con México, claro). Tuco Benedicto Pacífico Juan María Ramírez es quien tiene el mayor desarrollo como personaje y los momentos cómicos. A final de cuentas, es El Feo quien sufre la traición de su socio y lo que echa a andar todo el conflicto.

Y bueno, el malo hace honor a su nombre y tiene una remarcable interpretación en Lee Van Cleef.

Il buono, il brutto, il cattivo, o  The Good The Bad and The Ugly, o El bueno, el malo y el feo, obra del western, cumple 55 años.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button