DestacadasMusic

Peter Gabriel, Sangre nueva.

Se dice que algunos músicos se cansan de tocar las mismas canciones una y otra vez, por lo que, en ocasiones, hacen modificaciones en sus arreglos y la forma de presentarlas ante la audiencia, inyectando nuevos bríos; o, según Peter Gabriel, “Sangre nueva”.

.

Gabriel es un músico destacado desde hace más de 50 años. Sus inicios con el grupo de rock progresivo Genesis le ayudó a madurar la vena artística, misma que lo orilló a iniciar carrera como solista a partir de 1977. A diferencia de otros músicos, rara vez recurrió al repertorio de su antiguo grupo, al cual aportó una buena cantidad de composiciones. Gabriel optó por comenzar desde cero.

.

Desde ese 1977 creó nuevos éxitos, como la inolvidable “Solsbury Hill” (y en sí, toda la genialidad de su primer disco). Y no dejó de hacerlo durante muchos años. Sus composiciones llegaron a las listas de popularidad y canales de radio y televisión. Temas que hablan de denuncia o hasta un humorístico contenido sexual, son parte esencial de sus mensajes. Gabriel fue replicado y copiado por otros músicos famosos.

Los conciertos del británico también ostentaban una magia particular; eran experiencias envolventes en las cuales sus seguidores se sumergían, ya fuera de manera presencial o virtual, a través de las pantallas en video.

.

Y bueno, ¿Qué se hace cuando ya se ha hecho todo?

Para Gabriel, lo siguiente, era ofrecer nuevo contenido en la música conocida. No podía dejar de interpretar sus clásicos, pero sí podía presentarlos de distinta manera. Así surge New Blood.

El 10 de octubre de 2011, llegó a los lugares de venta de discos el noveno álbum de estudio de Peter Gabriel. Este contenía 14 temas conocidos; no necesariamente sus grandes éxitos, sino aquellos que tuvieran un significado especial, tanto para él como para su audiencia.

.

En este espacio hemos hablado de algunos proyectos que surgen de las cenizas de otros que no llegan a ser concebidos. New Blood tiene un origen similar. Gabriel propuso a varios congéneres un intercambio musical, él grabaría nuevas versiones de sus canciones para editarlo como álbum. El proyecto se llamó Scratch My Back (frase que refiere a la reciprocidad: “rasca mi espalda”) y se dio a conocer en 2010. En ese material, Gabriel hizo covers de canciones de David Bowie, Paul Simon, Talkingheads, Lou Reed y otros.

Lo que seguía, era una producción donde aquellos músicos regresaran el favor a Gabriel y así armar un nuevo álbum: And I’ll Scratch Yours (“Y yo rascaré la tuya”). Desafortunadamente, algunos de ellos se retractaron de participar y el proyecto se pospuso hasta 2013.

.

En Scratch My Back, Gabriel trabajó muy de cerca con orquesta, creando una nueva etapa en su carrera. El estancamiento de la continuación, I’ll Scratch Yours, dio como pie a que Gabriel versionara sus propios temas.

Junto con el arreglista John Metcalfe, Peter Gabriel inyectó nueva sangre a sus temas. El resultado es tan sorprendente como exquisito; el rock se fusiona con la música de orquesta y su producto es algo que satisface al oído y al alma. A su vez, esto creó la oportunidad para crear nuevas experiencias en sus giras. Se sabe que los tours con orquesta resultan riesgosos para los músicos, pues se requiere de una muy fuerte inversión que podría no ser recuperada.

.

No importa si se es conocedor de la música de Gabriel previamente, la galería de composiciones ribeteadas con tan acertados arreglos, provee una oportunidad para conocer, disfrutar y apropiarse de cada uno de los temas.

“The Rhythm of the Heat”, “Downside Up”, “San Jacinto”, “In Your Eyes”, “Mercy Street”, “Red Rain”, “Don’t Give Up”, “Digging in the Dirt” y “Solsbury Hill”, entre otras, son las que se pueden apreciar en este material. Y si quieres disfrutar aún más, te recomiendo escuchar la versión en concierto, donde llevan New Blood un paso más arriba. Se cumplen 10 años del estreno de este material.

.

Aquí te dejo también una liga para una nota donde hablamos acerca de uno de los álbumes más importantes del rock progresivo, en el que Peter Gabriel tuvo mucho que ver. Se trata de The Lamb Lies Down on Broadway, de Genesis.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button