DestacadasMoviesMusic

Pink Floyd: The Wall, a 40 años de su estreno.

Se trata de uno de los filmes de culto del rock por excelencia. Pink Floyd: The Wall, a 40 años de su estreno, es aún una de las grandes piezas de su tiempo. La premier se llevó a cabo el 14 de julio de 1982 en Empire, Leicester Square, Londres. Después, el 6 de agosto del mismo año, en la ciudad de New York, Estados Unidos, y poco a poco se fue expandiendo a varios países del mundo.

.

La película The Wall está basada directamente en el álbum musical del cuarteto británico de 1979 y sigue la historia de un joven inglés, huérfano a consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. Afectado emocionalmente por la ausencia de su padre, una madre sobreprotectora y un sistema educativo coercitivo, el hombre de nombre “Pink Floyd”, se abre paso en su sociedad de manera deficiente, afectando sus relaciones personales.

Pink crece y se dedica a la música. Después se convierte en un líder político para finalmente mutar en una especie de dictador fascista.

.

La historia del filme -y del álbum- tiene aspectos autobiográficos de la vida de Roger Waters, bajista, compositor, cantante, cofundador y líder de Floyd tras la salida de su creador, Syd Barrett. Roger toma también componentes de la biografía de Barrett para ensamblar la del cantante ficticio.

El álbum doble de 1979 es integrado casi por completo como banda sonora del filme dirigido por Alan Parker (Expreso de medianoche, Mississippi en llamas, Birdy, Las cenizas de Angela) y es, primordialmente, una película para escuchar, casi carente de diálogo. Eso no significa que visualmente no tenga mérito; al contrario, la narración se apoya en el aspecto visual para presentar una historia cruda acerca del ser humano y de cómo es transformado, muchas veces para mal, por la sociedad a la que pertenece.

.

Uno de los atractivos de la cinta son las secuencias de animación ideadas por Gerard Scarfe, cuyos diseños marcaron la historia del rock. Como ejemplo, la violenta mutación de una rosa en un monstruo son metáforas y simbolismos visuales de los cuales se valen para probar sus argumentos. Otra secuencia que dejó huella es la de los martillos marchando como soldados al compás de la música.

Aquellos familiarizados con el álbum descubrieron con agrado que varias de las canciones fueron regrabadas con nuevos arreglos para la película, tales como “Mother”, “Is There Anybody Out There?” o “Stop”.

.

Una omisión importante, sin embargo, es la del clásico “Hey You” que, para más de uno, forma una secuencia depresiva con “Is There Anybody Out There?” y “Nobody Home”.

Otra de las modificaciones más conocidas para el filme, es la de la canción “Empty Spaces”, que en el filme recibe el nombre de “What Shall We Do Now?”. Esta también se puede escuchar en una versión en vivo en el álbum Is There Anybody Out There? The Wall Live 1980–81, que se lanzó en el año 2000.

(Canción de Vera Lynn, “We’ll Meet Again”)

.

El filme incluye –e inicia con- “The Little Boy That Santa Claus Forgot”, grabación clásica de la cantante Vera Lynn, a quien se le menciona desde The Wall de 1979 con el track corto, “Vera”, en el cual se reclama… “¿Alguien aquí recuerda a Vera Lynn? ¿Recuerdan cómo nos decía que nos veríamos de nuevo en un día soleado? ¡Vera! ¡Vera! ¿Qué ha sido de ti?”. El párrafo se refiere a la canción de Lynn, “We’ll Meet Again” (“Nos veremos de nuevo”), con motivo de la Segunda Guerra y que intentaba mostrar un panorama positivo.

.

Otra inclusión en The Wall de Alan Parker, es la composición “When The Tigers Broke Free”, composición de Waters, muy buscada por los fans y que solo se encontraba en grabaciones piratas. Esta fue incluida finalmente -además de colecciones de hits- en la reedición de The Final Cut, de 1983. Es una canción totalmente autobiográfica y bastante cruda.

.

Surrealismo, situaciones sexuales, violencia y un tono por demás sombrío, son los elementos que hacen que este filme no sea apto para todo público. La crítica al sistema y a los vínculos humanos, también requieren de mantener una mente abierta.

Al poseer pocos diálogos, The Wall es casi como un video musical en el que la actuación del protagonista, Bob Geldof -quien se dio a conocer por medio de esta producción-, luce impactante. Años más tarde, Geldof sería uno de los impulsores del mítico concierto Live Aid, de 1985.

.

El producto final del filme no fue del agrado de Pink Floyd y en sí, ese fue un tiempo turbulento para ellos. La realización de las giras de The Wall representó una pérdida económica considerable y las tensiones llegaron al punto de quiebre, resultando en el despido del cofundador, compositor, cantante y tecladista, Richard Wright, por parte de un Roger Waters que vivía en los límites de la frustración, resultando en su propia salida en 1983.

Pese a estos y otros factores, Pink Floyd: The Wall tiene un lugar especial en la historia del rock y se cumplen 40 años de su estreno.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button