ComicsDestacadasMovies

Spider-Man regresó a casa.

Hasta 2022, hemos visto 3 versiones de Spider-Man en cine; cada uno con sus respectivos seguidores. Hace 5 años se dio un particular fenómeno. Y entonces, Spider-Man regresó a casa.

Cuando Marvel pasó de producir solo sus comics a hacer también sus propias películas, se enfrentó a un grave problema, no podía usar a varios de sus personajes debido a que había vendido los derechos en cine a otras productoras. Por ejemplo, Universal tenía los derechos de Hulk y de Namor; 20th Century Fox, los de X-Men y Fantastic Four y Sony/Columbia, los de Spider-Man.

.

En el caso de Sony, ya habían generado dos franquicias que rindieron frutos con respecto a El Hombre Araña. Y tenían más planes en puerta motivados por los resultados que estaba teniendo Marvel con héroes como Avengers.

Pese a los intentos, a Sony no les estaba funcionando del todo; la última cinta de Spider-Man no había generado la respuesta esperada y tenían la necesidad de volver a poner al héroe en la vía correcta. Fue entonces que llegaron a un acuerdo para que Marvel coprodujera nuevos filmes con el superhéroe sin que Sony regresara los derechos. A cambio, el héroe podría ser utilizado en las producciones de Marvel, creando un universo parcialmente compartido.

El título del filme, “De regreso a casa”, era un meta mensaje, ya que implicaba que el superhéroe regresaba a su origen, a Marvel. La pregunta entonces era, cómo llevarlo a cabo.

.

La más reciente versión del personaje fue presentada en Captain America: Civil War, tercera entrega de Steve Rogers, que a su vez funciona como una especie de película de Avengers, dado la cantidad de personajes que intervienen y las repercusiones del filme. Se anunció la llegada de nuevos héroes y uno de los más esperados era Spider-Man. También vimos a Black Panther y a Scott Lang (Ant-Man) como Giant-Man.

Con la idea de poder crear varios filmes en torno a Spider-Man, se seleccionó a un joven actor londinense, de nombre Tom Holland (nacido el 1 de junio de 1996). Mucho tuvo que ver la química y el visto bueno por parte del actor Robert Downey junior, una especie de patriarca emérito en las producciones de Marvel Studios hasta ese momento. Holland, por cierto, cambia su acento natal por una manera de hablar neoyorquina.

Con una visión a largo plazo, se firmó al novato histrión con participación en varias películas por definir. Esto no se habría podido lograr con un actor más conocido, pues las negociaciones habrían sido más complicadas en cuestión monetaria.

.

En cuanto al superhéroe en sí, se optó por la visión que había sido publicada en comic por más de 10 años y que había tenido una muy buena aceptación: The Ultimate Spider-Man, versión de un universo paralelo. Era el mismo Peter Parker, contando sus aventuras sin crecer tan rápidamente como había sucedido con su contraparte de 1963. En el universo Ultimate se tomaban su tiempo, se creaban nuevas historias y se volvían a contar algunos clásicos.

Ultimate Peter seguía en high school y era más joven que algunos de sus colegas superhéroes, tal como lo vemos en el Universo Cinematográfico de Marvel. Esto tenía ventajas y algunas desventajas con relación a su versión original, aunque la esencia se mantenía similar.

Como son tan importantes los villanos como sus héroes, para la nueva cinta de Spider-Man se eligió a un reconocido actor para dar vida a un enemigo clásico: The Vulture (quien había sido presentado en The Amazing Spider-Man #2, el 12 de febrero de 1963). Se trataba, ni más ni menos, de quien había sido el primer Batman de película a color, Michael Keaton. Su inclusión daba un necesario peso extra a la producción.

.

Homecoming (o De regreso a casa), incluía a varios personajes del elenco clásico de Spidey, modificados, como Ned Leeds (que en realidad se trata del amigo inseparable de Ultimate Peter Parker, Ganke), Liz Allen y Eugene “Flash” Thompson.

El interés romántico del joven héroe, no era ni Gwen Stacy ni la Mary Jane que todos conocemos, sino un personaje que podría considerarse nuevo: Michelle Jones, o MJ, personificada por Zendaya. Sin embargo, en ese primer filme, no existe aún fijación entre Pete y MJ.

.

Otros atajos se tomaron, como evitar contar de nuevo el origen de Spider-Man y la muerte del tío Ben, pues a esas alturas ya eran datos conocidos por la mayoría de los cinéfilos.

También se cimentó una nueva relación para Spider-Man, la que se crea con Tony Stark, quien funge como una especie de tutor superheroico. Esta idea era para crear una mayor cohesión en el universo compartido por medio de una de las cartas fuertes de Marvel.

.

Un par de aspectos tradicionales del comic son introducidos, como el villano Shocker, quien no tiene mucha relevancia en la historia, mas es un enemigo clásico de Spider-Man.

El otro es un concepto llamado Damage Control, surgido a partir de una ingeniosa idea del escritor Dwayne McDuffie y el ilustrador Ernie Colon. ¿Quién se encarga de limpiar los desastres ocasionados por las peleas entre superhumanos? Una agencia especializada en Control de Daños. Esta aparece al comienzo del filme, justificando la reconstrucción de la ciudad de New York después del ataque de los Chitauri ocurrida en Avengers de 2012.

.

En algún momento se propuso que Damage Control tuviera una serie de televisión, pero problemas con esa división de Marvel llevaron a la cancelación del proyecto.

Al ritmo de Blitzkrieg Bop, de The Ramones y una estupenda banda sonora de Michael Giacchino es que fuimos testigos, hace 5 años, de Spider-Man y su regreso a casa… a Marvel.

Antes de despedirme, te presento una nota con otra conocida película de Spider-Man:

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button