DestacadasUpBusinessUpNews

¿Te equivocaste en la transferencia bancaria?

No todo está perdido, no todo se derrumbó como dice la canción de José José, aunque a nadie le gusta cometer errores, hay metidas de pata que nos cuestan carito, las más comunes en las transferencias son errar con el destinatario, la cantidad o duplicarlas.

Alguna vez sentada desayunando con mi esposo sonó “la alerta”, bendita alerta de depósito a la cuenta bancaria, el tururúturururú de BBVA, de inmediato revisé el día, no era quincena, me pregunté si alguien debía enviarme dinero, nadie… por último, como si se tratase de un mensaje de extorsión, abrí con cautela la notificación, $3,500 de abono a mi cuenta, aparecía el nombre de quien enviaba, un total desconocido, «¡pobre hombre!», pensé, guardaré el dinero, no lo tocaré porque seguro el banco me lo quitará en cualquier momento, cada tantas horas entraba a mi cuenta a revisar y seguía ahí… así pasaron cinco días.

Los errores operativos del cliente, son bastante comunes, pero dependerá mucho de la buena voluntad de la bonita persona que reciba tu dinerito para poder recuperarlo:

Cuando la transferencia se hizo entre personas del mismo banco, entonces el banco puede establecer contacto con el titular beneficiario para explicar la situación y obtener la autorización para la retrocesión del movimiento.

Cuando se realizó la transferencia errónea desde una ventanilla, entonces hay que solicitar ayuda a los ejecutivos de la misma ventanilla y pedir la cancelación del movimiento si la hora de cierre de operaciones lo permite aún.

Es prácticamente imposible que no se pueda prestar a pensar en un fraude, por lo que en México no se le puede obligar a nadie a devolver lo que erróneamente se recibió, por la misma falta de certeza en los hechos.

Cuando se trate de una operación entre dos bancos distintos, o sea, interbancaria, entonces el banco afectado debe hacer contacto con en beneficiado para solicitar la devolución total de la transferencia, recuerda que hay un plazo de 24 horas, según la CONDUSEF, en la que el Banco de México libera la transacción y la deposita al otro banco, el tiempo es oro.

En mi caso, con el depósito sorpresa, al quinto día, alguien me llamó para solicitar la devolución, a la cual accedí, era la renta y ya estaban en aprietos, la trasferencia se hizo de vuelta desde mi cuenta.

Si bien no todo está perdido y la esperanza es lo último que muere, en nuestro México lindo y querido, aún nos sorprendemos con las buenas acciones, pero para qué jugarle al destino, mejor, revisa y procura hacer este tipo de procesos cuando no te impere la prisa o presión de algún tipo, verifica número de cuenta, cantidad y el beneficiario.

Ana Karen Santana

Científica de la comunicación, actriz de teatro y la vida, creyente del poder de la comunicación y la expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button