DestacadasGestión CiudadanaThink Tank

Tus derechos como consumidor en tiempos de pandemia

En el marco de la contingencia por el Covid-19, como en todos aquellos casos excepcionales o de emergencia que inciden en la actividad del comercio y abastecimiento de productos básicos, es posible que se presenten casos de abuso y sobreprecios.

De conformidad con la ley, todos los proveedores de bienes y de servicios están obligados a respetar los precios, tarifas, garantías y demás condiciones aplicables a la comercialización de bienes, así como no incurrir en discriminación.

De igual forma, la información y publicidad presentada por dichos proveedores debe ser veraz, comprobable, clara y debe evitar inducir al error o confusión.

Como consecuencia del cierre de negocios no esenciales en México y las medidas aplicadas para combatir la pandemia, aumenta la  necesidad de la población de allegarse de bienes y la compra de productos básicos de primera necesidad y de higiene.

En este escenario habrá establecimientos que intentarán incrementar indebidamente y de manera injustificada sus precios, además de la tentación de cambiar arbitrariamente los términos y condiciones para la compra de sus productos.

Es por ello que los consumidores deben estar alertas para denunciar y poner en conocimiento de las autoridades, los casos de incremento injustificado de precios.

Pero, ¿cuándo se da un aumento injustificado de precios?

Los comercios deben informar y respetar los precios que ofrecen y éstos no deben exceder de los precios máximos ofertados en el mercado. El precio máximo de ciertos productos de necesidad básica en México puede ser establecido por las instancias del gobierno.

Existe un aumento injustificado de precios cuando un comercio ofrece un producto que queremos comprar, por encima de dicho máximo o de aquél existente en el mercado.

Ante el incremento indebido, los consumidores cuentan con dos recursos para defender sus derechos ante estas violaciones: la denuncia y la queja ante la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO).

La queja se utiliza contra un proveedor que no respetó los términos y condiciones bajo los cuales se adquirió un bien o se contrató un servicio (Por ejemplo no respetar precio, cantidades, garantía, etc.), y además implica una afectación a los intereses y patrimonio del consumidor quejoso. Este procedimiento se desahoga de manera conciliatoria.

Por su parte, la denuncia es un procedimiento que se inicia cuando un proveedor afecta los intereses de los consumidores mediante actos u omisiones, con independencia de que hayan afectado o no al denunciante (Por ejemplo cuando no se exhiben correctamente los precios de sus productos o no los respeta; cuando un establecimiento no tiene las medidas de seguridad adecuadas; se discrimina al consumidor; si no dan kilo de a kilo o litros de a litro, o si un producto se anuncia de manera engañosa, etc.).

Para levantar una queja es necesario acudir en persona a tu delegación PROFECO más cercana, y la denuncia puede presentarse vía telefónica 555-568-8722, acudir a alguna de las delegaciones de dicha institución o enviar un mensaje al correo electrónico a repep@profeco.gob.mx

Con información de la Ley Federal de Protección al Consumidor y del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Opiniones y comentarios:     ramosroberto473@gmail.com

Etiquetas

Roberto Ramos Bonilla

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro, abogado litigante y Presidente del Consejo Directivo de "Foro Ciudadano del Estado de Querétaro", A.C.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close