DestacadasUpGrade

Una cámara del tamaño de un grano de sal

Tan diminuta como un grano de sal, pero tan potente como para capturar imágenes nítidas, igual que sus hermanas 500 mil veces más grandes que ella, la cámara creada por investigadores de las Universidades de Princeton y Washington, en Estados Unidos, podría permitir que microrobots sean los colaboradores perfectos de médicos en la resolución minuciosa de problemas en el cuerpo humano.

Las actuales microcámaras, ofrecen imágenes borrosas y distorsionadas, por el tipo de lentes y plásticos que usan.  Esta posee un sistema óptico con tecnología metasuperficie, cubierto con 1.6 millones de postes cilíndricos, que tienen el mismo tamaño que una partícula de virus VIH, pero que funcionan como antena óptica, orientados a captar adecuadamente la luz que se refleja en un objeto. Después, los algoritmos de procesamiento de señales producen una imagen a todo color.

En las pruebas los investigadores demostraron que se obtenían imágenes de 720 o 720 pixeles a color, capturando longitudes de onda de entre 400 y 700 nm en luz natural, con una resolución espacial de 214 pares de líneas por mm. Además tiene un campo de visión de 40 grados y un número f de 2 (f/2).

Según Ethan Tseng, científico y codirector del estudio, “ha sido una desafío diseñar y configurar estas pequeñas nanoestructuras para hacer lo que quieres… para esta tarea específica de capturar imágenes de RGB de gran campo de visión, anteriormente no estaba claro cómo codiseñar los millones de nanoestructuras junto con algoritmos de posprocesamiento”.

Shane Colburn, principal coautor, “debido a la cantidad de antenas y la complejidad de sus interacciones con la luz, esta cámara puede usar cantidades masivas de memoria y tiempo”. Mientras que James Whitehead coautor también del estudio, fabricó “metasuperficies que se basan en nitruro de silicio, similar al vidrio y compatible con los métodos de fabricación de semiconductores estándar usados para chips de computadora”, lo que permite su producción en masa un costo mejor que los lentes de cámara convencionales.

Un gran paso para el hombre, pero aún mayor para la ciencia.

Ana Karen Santana

Científica de la comunicación, actriz de teatro y la vida, creyente del poder de la comunicación y la expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button