DestacadasUpNewsUpSports

Waterpolo de la UNAM regresa a competencia con hambre de revancha

Al superar el reto de mantenerse en forma durante el confinamiento, los equipos puma tienen como objetivo clasificarse a los Juegos Nacionales Conade.

Los equipos varoniles de waterpolo de la UNAM, categoría Juvenil Mayor y Juvenil Menor, se encuentran ansiosos por demostrar su potencial e ilusionados con alcanzar los primeros lugares en los Juegos Nacionales Conade que se disputarán en Baja California Sur, en fecha por definir.

Incluso la palabra “revancha” emana de los labios de Pablo Coraza Estrada, alumno de la Escuela Nacional Preparatoria plantel 2 Erasmo Castellanos Quinto, atleta felino de la categoría Juvenil Menor, al expresar sus sentimientos ante la posibilidad de representar a la máxima casa de estudios en este evento.

“Tenemos la misma ilusión que antes del confinamiento, porque teníamos un gran equipo que se preparaba para este mismo certamen. Con la pandemia se perdió el trabajo de muchos años atrás, pero me deja un buen sabor de boca saber que estamos entrenando bien, al máximo, con ilusión y esperanza de hacerlo lo mejor posible y tomar revancha también”, expresó Pablo Coraza.

“Me emociona mucho regresar a la actividad presencial y competir por la UNAM. A pesar de las complicaciones impuestas por las circunstancias, siempre me entusiasma jugar con el equipo y representar a la institución”, agregó, por su parte, Emilio Gómez Gómez, alumno de la Facultad de Ciencias e integrante del equipo puma Juvenil Mayor.

Para alcanzar su objetivo, se concentrarán de lleno en el Campeonato Nacional Clasificatorio que se disputará en Guanajuato, del 31 de marzo al 3 de abril. En dicho evento, instituciones de todo el país buscarán uno de siete lugares disponibles para los Juegos Nacionales Conade de este año en tierras bajacalifornianas.

“Las expectativas siempre son colocarse en el lugar más alto. Trabajamos lo más que se pueda y con la mejor disposición para obtener un buen lugar nacional y para entregarle un resultado digno a nuestra universidad”, subrayó Gómez Gómez.

Los seleccionados han tenido que superar diferentes adversidades, como la falta de entrenamiento presencial debido a la pandemia, la deserción de alumnos deportistas del equipo representativo de waterpolo, la disimilitud de horarios escolares de los atletas respecto a los entrenamientos, entre otras.

Ante las complicaciones que han sobrellevado, Coraza Estrada comentó que “en un inicio fue difícil, los traslados, el acomodo de horarios para poder equilibrar la escuela con el deporte. Lo único que se puede hacer en estos casos, es entrenar con la mejor disposición”.

“Ha sido algo complicado porque, a pesar de que estuvimos practicando en línea, mientras estaba en el confinamiento, el regresar al agua es completamente diferente, es más pesado porque uno se desacostumbra, sentenció Emilio Gómez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button