ComicsDestacadas

X-Men: Un traidor entre nosotros.

Después de que se forzara la salida de Chris Claremont de X-Men, comic que escribió durante 16 años, Jim Lee y Whilce Portacio se hicieron cargo de los dos títulos, tanto en arte como en argumento. Los guiones eran realizados por el legendario John Byrne y, después de su pronta renuncia, por Scott Lobdell. Varias interesantes ideas surgieron en este corto periodo, algunas de las cuales quedaron inconclusas, pues tanto Lee como Portacio abandonaron Marvel para cofundar Image Comics. Una de las propuestas que quedó en el aire fue la de “X-Men: Un traidor entre nosotros”.

(Una esperada pelea: Gambit contra Bishop, ambos, X-Men de recién ingreso)

.

En X-Men, Lee y Portacio crearon a The Upstarts, jóvenes mutantes enfermos de poder que deseaban dominar en ciertos círculos de influencia, pasando por encima de quien fuera y suplantando a otros grupos. Por ejemplo, Shinobi había intentado asesinar a su padre, Sebastian Shaw, Rey Negro del Hellfire Club.

Por otra parte, conocimos al tercer hermano Rasputin; Mikhail, a quien Piotr (Colossus) menciona brevemente en Uncanny X-Men #97 muchos años antes; Illyana (Magik, de los New Mutants) es la hermana menor de los Rasputin.

(Wolverine contra Omega Red)

.

En X-Men se presentó a dos nuevos mutantes, Omega Red y Maverick, ambos ligados al pasado de Wolverine y de Sabretooth. Moira y Banshee renunciaron al equipo y vimos el nacimiento del romance entre Gambit y Rogue que, de inicio, no es más que coqueteo por parte del cajún.

Si observamos la edición especial de X-Men #1 (del 13 de agosto de 1991), entre los posters hay uno que se titula “Cosas por venir”, y que muestra algunos personajes desconocidos hasta ese momento, como el mencionado Omega Red. También aparecen The Brood, Ghost Rider y los ex X-Men, Longshot y Dazzler. Otro de los misteriosos personajes, es Belladona, a quien conoceremos hasta X-Men #8.

(“Cosas por venir”)

.

Este comic es continuación directa de Uncanny X-Men #288 en el que Bishop ha sido integrado al equipo ante el disgusto de los demás miembros. Al llegar al presente, Bishop intenta terminar con la vida de más de un X-Man. Es detenido y llevado ante Xavier, quien lo admite en el equipo después de entrevistarse con él. Para Bishop, que ha viajado 70 años hacia el pasado, los X-Men son leyendas. Aquí te dejo la nota:

.

En X-Men #8, Storm, líder del Equipo Dorado y al cual se habrá de integrar Bishop, lleva al recién llegado a un recorrido por la Mansión X y a conocer a sus habitantes. Algunas de las cosas que Bishop sabe del futuro, no coinciden con la realidad; por ejemplo, cuando conoce a Forge (el genio tecnológico), lo llama “Genesis”.

Entonces, Bishop llega con Cyclops, Jean Grey, Beast, Rogue, Psylocke y Gambit, a quien Bishop dice que existe muy poco escrito acerca de él.

(Storm presenta a Bishop quien, al escuchar a Gambit, recuerda a El Testigo)

.

Al ver a Jubilee, Bishop afirma que ella es la última de los X-Men, a lo que Gambit replica  que, si ella es la última, cómo explica Bishop su propio ingreso.

La manera de hablar de Gambit le recuerda a Bishop a El Testigo (The Witness), a quien visita poco antes de viajar al pasado. Según la historia, El Testigo fue la última persona en ver con vida a los X-Men, antes de ser traicionados por uno de ellos.

(Bishop advierte a Xavier que Gambit los traicionará)

.

Bishop menciona el apellido “LeBeau”. Entonces, Gambit admite que ese es su apellido (mismo que los demás X-Men desconocían). Bishop asume que Gambit y El Testigo son el mismo y quien asesinará a los X-Men en el futuro.

Jean rompe las tensiones recordando que tienen un día de descanso con un picnic programado. El equipo se traslada al lago en los alrededores de la mansión.

(Nace una atracción entre Psylocke y Cyclops)

.

Otro punto planteado por Jim Lee, que no tuvo seguimiento, fue la atracción entre Cyclops y Psylocke, que inicia en este número.

A Bishop se le complica ajustarse al presente. En su realidad no están acostumbrados a tener tiempos libres y menos disfrutar de una comida con amigos, es una lucha constante por la supervivencia. Storm intenta que Bishop se ajuste a su nuevo entorno. Asimismo, continúa el coqueteo iniciado entre Gambit y Rogue en X-Men #3 (con una primera cita fallida en X-Men #4).

(La hostilidad no cesa)

.

Eventualmente, Gambit y Bishop pelean con Rogue atrapada en medio. La sureña pone fin al problema y pide a Bishop que no juzgue a Gambit por algo que no ha hecho. En eso, una mujer ataca al trío… es la esposa de Gambit.

Bella Donna Bordaux pertenece al Sindicato de Ladrones de New Orleans, del cual Gambit ha escapado. Los sindicatos o clanes son las familias de la mafia de la ciudad. Una guerra se ha desatado y Bella Donna exige a Gambit que tome parte en la resolución, pues es parcialmente responsable de las enemistades. Los X-Men deciden ayudarlo.

(Rogue pone fin a la disputa)

.

Este es el inicio de un pequeño crossover que incluye X-Men #9 y Ghost Rider #26 y #27.

Jim Lee solo permanecería por dos números más: X-Men #10 y #11, en los que aparecen Dazzler, Longshot y el villano Mojo. Al final de esta pequeña historia, un último punto se establece, que Shatterstar (popular miembro de X-Force) es hijo en el futuro de la pareja de ex X-Men.

(Aparece Bella Donna, esposa de Gambit)

.

La repentina migración de Jim Lee, Whilce Portacio y Rob Liefeld a Image dejaron varios títulos de mutantes a la deriva; sin embargo, Marvel reaccionó con prontitud y la fama de la línea de X-Men continuó sin aparentes tribulaciones. Los cambios dieron pie a que varios de los hilos argumentales planteados fueran olvidados.

Sin sus creadores, Gambit y Bishop fueron perdiendo fuerza pese a ser dos de los X-Men más populares. El argumento del traidor fue ignorado hasta que se le dio resolución años más tarde. Se redirigió hacia Onslaught y se estableció que el nuevo villano era el traidor y quien habría de terminar con la vida de los X-Men, dejando a Gambit fuera del juego.

(La historia continúa en Ghost Rider)

.

La historia de El Testigo fue olvidada por completo, así como la idea original de Bella Donna y el Sindicato de Ladrones, misma que tomó rumbo distinto, así como el descubrimiento de que Sabretooth y Gambit se conocían desde tiempo atrás.

(Los X-Men y Bella Donna se enfrenan a un Ghost Rider poseído por The Brood)

.

Los nuevos argumentistas, Scott Lobdell y Fabian Nicieza, dieron distinto curso a las ideas pendientes e iniciaron nuevas. Su comienzo fue con el crossover anual, The X-Cutioner’s Song, del cual hablaremos en el futuro cercano. En este, se dieron cierre a varias ideas de Rob Liefeld en X-Force, como los orígenes de Cable y de su némesis Stryfe.

X-Men #8 fue publicado el 17 de marzo de 1992 y cumple 30 años.

(Página final de X-Men #9)

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button