DestacadasUpCareUpHealth

El 80% de los mexicanos se automedica

Son varias las circunstancias que motivan la automedicación, entre ñas que se encuentran la necesidad de continuar con actividades normales lo más pronto posible, por lo que se busca un remedio ya conocido y se hace caso a recomendaciones cercanas, pero las consecuencias pueden ser fatales a largo plazo

según Sonia López Álvarez, Blanca Rodríguez y Luis Fernando Hernández, durante el webinar Riesgos de la Automedicación organizado por la “Soy Paciente”.

“Automedicarse es pretender hacer un diagnóstico de un estado de malestar, elegir un medicamento y tratamiento como si supiéramos de qué se trata”, aseguró Blanca Rodríguez, directora de Proyectos de “Curarse en Salud, AC”., quien además agregó que cada año mueren al rededor de 700 mil personas debido a la resistencia microbiana que se deriva del mal uso de los antibióticos.

Cabe señala que hay dos tipos de automedicación, desde la prescripción médica, que implica cambios en la dosis o interrupción del tratamiento, incluso la prolongación del mismo; aunque también se entiende como el un consumo de medicamentos sin una receta ni acompañamiento del proceso.

Ante ello, las consecuencias son intoxicaciones, interacciones negativas con otros medicamentos, pero sin duda la más grabe es la resistencia microbiana.

Hablando de resistencia microbiana, entendamos esto como la capacidad que las bacterias tienen de crear resistencia a los antibióticos y hacerse así más fuertes, lo que genera fases posteriores con insuficiencia evidente para que el tipo de antibiótico específico pueda eliminar esas colonias de bacterias, requiriendo dosis más fuertes o antibióticos de mayor capacidad de destrucción, según comenta Sonia López, directora ejecutiva de la Sociedad Mexicana de Salud Pública AC.

En México hay venta libre de medicamentos que en otros países necesitan una receta, siendo junto al mecanismo de receta rápida, uno de los puntos débiles de nuestro sistema regulatorio.

Para el 2050 habrá 10 millones de muertes asociadas a infecciones que son resistentes a los antibióticos.

Por su parte, Fernando Hernández, presidente del Comité Técnico de “Soy Paciente”, comentó “por lo regular, los pacientes tratan los síntomas más comunes con este mecanismo, como son dolor de cabeza, espalda o musculares; fiebre, dolor de estómago o problemas digestivos. Los medicamentos más usados en la automedicación son analgésicos, antisépticos tópicos, suplementos vitamínicos, antigripales, laxantes, antiácidos, antiflatulentos o bien, antibióticos”.

Lezama explicó que los medicamentos autoprescritos suele ser de venta libre y ayudan a disminuir la carga de los servicios de salud: “No toda la automedicación es mala, pero se debe educar y empoderar al paciente para el cuidado de su enfermedad”, indicó Hernández.

Las recomendaciones siempre son consultar a un médico, en especial en dolores de cabeza o abdominales, que son las que suelen ocultar daños y riesgos que, incluso, pueden llevar a la muerte. Nunca hacer uso de medicamentos milagro, y seguir al pie de la letra las indicaciones de las recetas.

Ana Karen Santana

Científica de la comunicación, actriz de teatro y la vida, creyente del poder de la comunicación y la expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button