DestacadasUpCareUpHealth

La miel de abeja, un ingrediente muy viejo y natural, que no tiene fecha de caducidad

Pues así como lo lee mi estimado gastronauta, se trata de un alimento único que no caduca y que posee una duración increíble, obviamente si se conserva de forma correcta. Históricamente  se han llegado a encontrar tarros de miel que cuentan con miles de años de antigüedad y que aún se pueden consumir.

En el año 2012, se hicieron excavaciones en Georgia (país ubicado en la intersección de Europa y Asia) se encontró un jarrón lleno de miel que contaba con 5,500 años de antigüedad. La miel que se encontró ya se había cristalizado, pues es un proceso natural después de tanto tiempo, pero con poner el recipiente en agua caliente para que recobrara su consistencia bastó para poder consumirse.

La miel casi siempre estaba dentro de las tumbas de civilizaciones antiguas, como la egipcia. En Egipto se creía que las almas de los difuntos debían alimentarse adecuadamente si querían alguna vez regresar de nuevo a la vida. Además era común la utilización de propóleos en los rituales de embalsamamiento. En 1922 cuando se descubrió la tumba del faraón Tutankamón se encontraron varias vasijas con miel en perfecto estado, sin contar que llevaban allí dentro 33 siglos lo que es lo mismo 3,300 años.

En la antigüedad se acostumbraba trasladar los cuerpos de las personas que habían pasado a mejor vida sumergidos en miel; por ejemplo Alejandro Magno fue trasladado desde Babilonia hasta Alejandría en Egipto en el año 323 a. C. y el de Agesilao II, rey de Esparta, desde Egipto hasta su ciudad natal en el año 360 a. C., utilizando miel para evitar la descomposición de sus cuerpos.

¿Por qué la miel se conserva tanto tiempo?

La clave de esta asombrosa capacidad de conservación, está directamente relacionada con su composición. Este alimento se compone principalmente de azúcares (entre el 78% al 80%) esta cantidad se divide en fructosa (o levulosa) en un 38%, glucosa (o dextrosa) en un 31%, y el restante 31% podemos encontrar maltosa, sacarosa y una amplia variedad de polisacáridos. Todos estos podemos decir que básicamente son azúcar.

El azúcar es un antiséptico natural, genera un ambiente bajo en humedad así que muchos microorganismos no pueden sobrevivir en un ambiente así. 

La concentración tan alta de azúcar que tiene la miel, absorbe el agua de las células de los microorganismos, por un proceso llamado “ósmosis”, esto hace que se deshidraten y mueran. 

Dado el punto anterior es muy importante mi querido lector, para que este alimento dure bastante tiempo se tiene que cerrar perfectamente el frasco donde lo tenga, ya que si el recipiente está abierto puede llegar a pudrirse al estar expuesto a un ambiente húmedo.

Otra característica que tiene la miel es su acidez, esta también influye en esta duración. La miel contiene acido glucémico, producido por la acción de las secreciones de las abejas sobre la glucosa. Esto le da a la miel un PH muy bajo, lo que la hace que sea demasiado difícil para los microorganismos y bacterias poder no solo sobrevivir, incluso reproducirse. La miel también tiene propiedades medicinales debido a las sustancias antibacteriales de la miel, ya que ayuda a evitar la infección de las heridas.

Entonces, ¿Por qué la miel comercial tiene fecha de caducidad?

Las fechas de caducidad son un tema polémico dentro de la industria de los alimentos, ya que siempre han provocado confusión entre los consumidores, mucha gente se confunde entre fecha de consumo preferente y fecha de caducidad.

En el caso de la miel de abejas, ese dato hace referencia al tiempo que el fabricante garantiza que el producto se mantendrá y no sufrirá variaciones. Solo las mieles puras son la que serán altamente perdurables, debido a que existen algunos productos en el mercado que se etiquetan como miel pero contienen agregados de agua, glucosa, agentes espesantes que por obvias razones no se consideran miel, sino más un producto comercial “tipo miel”. Aquí un punto importante será que la miel pura cambiará su aspecto dependiendo de la época del año: en verano será más liquida y en invierno más sólida, pero este detalle no modifica su consumo.

Así que, ya lo sabe querido lector, cuide bien su miel y la tendrá por mucho más tiempo.

Hasta la próxima.

Chrystian E. Lardizábal García

Chef ejecutivo y director de operaciones de Lösung Haus. Profesor de la Universidad Internacional de Querétaro. Asesor y consultor culinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button