DestacadasUpCareUpKidsUpLife

¿Sabes cómo aprende tu hijo?

Las personas nos identificamos por ser visuales, auditivas o kinestésicas.

Seguramente eres parte del grupo de papás, todos lo somos, a los que la contingencia nos agarró desprevenidos en algo tan simple y elemental cómo reconocer cómo aprenden nuestras queridas bendiciones.

Y es que saber reconocer a qué grupo pertenece, te hará comprender más por qué ciertas dinámicas del home school, no están funcionando, no esperes que las videollamadas sean efectivas para todo el grupo, tampoco desesperes si se levanta de la silla con cada respuesta que quiere dar y mucho menos enfurezcas si resulta que no quiere ver la pantalla sino escuchar únicamente.

Las personas nos identificamos por ser visuales, auditivas o kinestésicas.

Por ejemplo, quienes son visuales, tienden a pensar en imágenes y a relacionarlas con ideas y conceptos, tiene que ver con su capacidad de abstracción y planificación, generalmente son observadores natos, recuerdan fácilmente con y a partir de imágenes y videos, hasta memorizar es una acción ligada al mismo proceso, pero también presentan dificultad cuando las explicaciones solo son verbales y a veces les cuesta trabajo hacerlo a ellos también.

Los auditivos son muy buenos recordando a partir de las explicaciones orales, cuando prestan atención a lo que dice el orador aprenden en automático, recuerdan cambios en la voz como la velocidad, entonación acentos o cualquier inflexión, además resultan muy truchas con exámenes orales, presentaciones, narraciones o actividades en los que relatar y contar historias son el punto medular. Tampoco tienen dificultad con estudiar acompañados de la buena música, desde el metal hasta la instrumental.

Por último, quienes somos kinestésicos, como su servilleta, somos muy de movimientos, de tocar, manipular  instrumentos y aprendemos mucho mejor experimentando. Aunque para muchos, este es un sistema de aprendizaje más lento que los dos anteriores, es más profundo y permeable, difícil de olvidar. Somos personas inquietas, en movimiento constante para casi todas las actividades, pues son una extensión de los pensamientos creativos, o sea que la expresión corporal es muy de nosotros, necesitamos girar el globo terráqueo, caminar para memorizar y comprender.

Según la América González, psicóloga y directora de El Movi Preescolar en Querétaro, México, “un padre se va a dar cuenta de cuál es el canal predominante de un hijo por medio de algunas formas verbales, hay palabras, que denotan la predisposición a un canal sensorial, ciertos contextos o incluso, preguntas y respuestas que hacen”. Puede ser que si tu pequeño es kinestésico, use muchas expresiones como “¡me ponen la piel de gallina!, ¡no me siento bien!, ¡me emociona!, sin embargo, si es auditivo escucharás que quizá dice “¡me suena!, “¡escúchame!“, “¡me hace click!”. Los gustos también son muy reveladores, hay niños que son muy buenos en videojuegos, pero hay otros en quienes el canal visual no es predominante y no son de jugar en las consolas, son felices en el parque o escuchando música.

Sin embargo es muy importante aclarar que, “cada uno de los estilos de aprendizaje, no es exclusivo o que solo aprenda por un medio, solo quiere decir que realzan más el aprendizaje de un área, de un canal, ya sea visual, kinestésico o auditivo, pero de todas formas reciben información por todos los canales” comenta América González.

Etiquetas

Ana Karen Santana

Científica de la comunicación, actriz de teatro y la vida, creyente del poder de la comunicación y la expresión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close