DestacadasUpHealth

La bipolaridad no es un pretexto

A penas algo cambia o se te mueve el piso un milímetro, ¿ya estás que truenas como cuete, maldices y haces más que obvio tu tremendo cambio de ánimo? ¡Ah! pero tan pronto como Juan Pitayas aparece, entonces ¿todo es color de rosa y marcha como cuchillo en mantequilla?

La carta de “soy bipolar” la usan tanto hoy en día que ya está más gastada que la tarjeta de “cambio de color” del Uno, y es que seamos sinceros, es más fácil echarle la culpa a la bipolaridad que no tenemos que aceptar los errores y decir “mea culpa”, ¡disculpe usted tanta exasperación!

La bipolaridad no es una excusa, es un trastorno de bipolaridad, que a penas el 2.4% de la población mundial padece y, créeme no es nada cercano a sólo tener un repentino episodio dramático. Los bipolares están sumergidos en largos periodos de depresión y manía, estamos hablando de semanas e incluso meses, para ello deben someterse a tratamientos médicos y psicoterapia, pero en realidad es un trastorno sin cura ni fácil superación.

Mientras están en la etapa maniática, pueden ser demasiado felices, eufóricos, extasiados, tienen a las acciones impulsivas, la hiperactividad e insomnio son también característicos, además de tener etapas de mucho apetito sexual.

Sin embargo, mientras la etapa depresiva está en auge, la tristeza es aún más pronunciada y también puede haber insomnio o problemas para conciliar el sueño, falta de concentración, dificultad para disfrutar de las cosas, ausentismo laboral, falta de interés, fatiga, cansancio y pensamientos suicidas.

Ser bipolar no es fácil, pueden interactuar perfecto con la sociedad y llevar una vida normal con el tratamiento correcto y los especialistas acertados, siendo siempre conscientes del bienestar que deben procurar mantener, así que no es justificación ni pretexto para los cambios de temperamento por el pésimo manejo de la frustración, ese es un asunto que se puede solucionar reconociendo qué temperamento tienes y trabajándolo para crecer.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close