UpLifeUpShow

LSD: Los alucinógenos también se escuchan.

Sale a la venta el primer disco del trío.

Podría parecer un nombre provocativo y controvertido, pero en realidad se trata de las iniciales de sus integrantes:

El cantante y productor británico Labrinth (cuyo nombre real es Timothy Lee McKenzie), la cantante y compositora australiana Sia (de apellido Furler) y el productor y DJ estadounidense Diplo (Thomas Wesley Pentz Jr.).

El proyecto LSD surgió casi por casualidad: Sia trabajaba con Labrinth cuando a ella le surgió la idea de invitar a Diplo, quien se les unó en el estudio. Como sucede a veces con las grandes colaboraciones, en tan sólo unas horas habían compuesto el track Genius, mismo que se convirtió en un primer sencillo.

Una semana después, daban a conocer el segundo corte, Audio y, como avalancha, el trabajo se convirtió en la promesa de un álbum completo. Su llegada se retrasó algunos meses, pero finalmente se ha dado a conocer el material homónimo.

Hasta este día, LSD cuenta con cinco sencillos: los mencionados Genius y Audio; así como Thunderclouds, Mountains y No New Friends.

Si algún defecto tiene este gran primer disco, es que es demasiado corto. Una mezcla de buen pop y electrónico, con sonidos experimentales da como resultado una placa que cumple su cometido: aportar y divertir. Es un disco que no tiene inconvenientes para proponer y que, aunque pudiera sonar poco comercial, en realidad termina siéndolo.

Son tan sólo 10 tracks, de los cuales, el primero funge como intro de minuto y medio, mientras que el último es un remix de Genius por Lil Wayne.

L, S y D fungen como productores y compositores en este primer disco que nos deja con ganas de más: de más sencillos y más futuras colaboraciones. Habrá que ver hasta dónde llegan con este proyecto, pues cada uno de ellos cuenta con agendas llenas y compromisos por separado. Aun así, LSD, la placa, queda como un buen disco de este 2019.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Trabajando en medios de comunicación desde hace rato. Suena bastante trillado pero... apasionado del mundo del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo) y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lily Ledy- sí, ya sé, estoy ruco-).

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to top button
Close
Close