DestacadasUpShow

Alice in Chains, Jane’s Addiction y el alternativo… a 30 años.

Emblemas del rock de los 90’s, dos de las primeras placas en la historia de Alice in Chains y Jane’s Addiction están de celebración, pues alcanzan las tres décadas de vida. Ambas se convirtieron en pilares del rock alternativo que aún buscaba su identidad y sonido. El movimiento fue tal vez el más importante de la música en esa década y uno de los puntos altos del rock que no se ha vuelto a repetir.

Fue un 21 de agosto, pero del año de 1990, cuando los materiales llegaron a las tiendas de discos –que proliferaban en ese entonces-. Los jóvenes se daban cita para ir juntos y deambular durante horas en los pasillos de aquellos lugares en la búsqueda de algún nuevo sonido.

Quienes compraron Ritual de lo Habitual de Jane’s y/o Facelift de Alice in Chains, sin saber de lo que se trataban, seguramente compraron una relación a largo plazo. Los fans se formaban en grandes cantidades y se esparcían rápidamente por todo el mundo. En México, jóvenes y otros no tan jóvenes, pero amantes de la música, se recomendaban ambos materiales como si se tratara de un buen mecánico. Como mencioné, el grunge y el rock alternativo tomaban forma en esos días y las dos producciones ayudaron a definir el sonido.

Facelift, de Alice in Chains, con sus primeros acordes y riffs de guitarra, la inolvidable voz de Layne Staley, con actitud y una furia no tan contenida, hacían aún más contundentes los mensajes y música del cuarteto de grunge metalero formado en 1987… ¿Dónde más? En Seattle, Washington (la cuna del género).

Facelift es el material de larga duración debut de Alice in Chains, más su primer disco fue un EP del mes de julio de 1990 titulado We Die Young, título lamentablemente profético. En cuanto a su larga duración, contiene 12 canciones y una suma de 54 minutos.

La autoría de los temas es básicamente de su fundador y guitarrista, Jerry Cantrell, en colaboración con Staley, quien deseaba imprimir un sentido sombrío, propio de la época y del entorno estadounidense.

.

.

Por otro lado, Ritual de lo Habitual, es el segundo material que integró a Jane’s al movimiento rockero. Su debut se dio dos años antes con Nothing’s Shocking y la canción que se convirtió en himno, Jane Says.

Ritual, a su vez, los consolidó como voz representativa de la generación emergente. Desde su famoso inicio con la aclaración que dice en español: “Señores y señoras, nosotros tenemos más influencia con sus hijos que tú tiene… pero los queremos. Creado y regado de Los Ángeles… ¡Juana’s adicción!” y escuchar de inmediato el riff de Dave Navarro tocando la guitarra, así como las cuerdas vocales –igual de inolvidables- de Perry Farrell, para entonces dar paso a 51 minutos de un gran rock.

Este par de discos, además de ser grandes producciones que se escuchan una y otra vez, se convierten en documentos. Su importancia permanece y se convierten en verdaderos vistazos en el tiempo. Ambos están de aniversario al cumplirse 30 años de su lanzamiento.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close