DestacadasUpShow

An Introduction to Syd Barrett, gran manera de conocer al creador de Pink Floyd.

Con los años ha crecido exponencialmente el número de aficionados a la música de Pink Floyd. Curiosamente, esto se dio mayormente después de que el grupo se desintegró de manera no oficial en 1995.

Sus primeros discos, los de Syd Barrett, son distintos a los de la era Waters, que a su vez difiere de la etapa Gilmour. La mayoría de los seguidores tienen predilección por alguna en particular. Algunos de ellos, se inclinan por la primera etapa cuando aún era grupo sicodélico y no de rock progresivo, que estuvo a cargo de su creador, el originario de Cambridge, Roger Keith “Syd” Barrett.

Es bien sabido que Barrett tuvo que dejar la agrupación recién comenzaban a tener éxito, más específicamente, antes de terminar la grabación de su segundo disco, A Saucerful of Secrets, en 1968. De hecho, el mencionado disco es el único en que participan los 5 integrantes oficiales de Floyd en la historia.

Meses después de su salida, Barrett decidió regresar a la música y fue ayudado por sus compañeros. Lanzó dos discos, más su condición lo retiró definitivamente de la música. Aun así, Barrett con su inusual corta carrera es un músico que ejerció una fortísima influencia en Inglaterra, su estilo se puede notar tanto en músicos como cineastas y otros artistas.

Pese al poco material como solista, se han hecho varias colecciones, la más reciente es An Introduction to Syd Barrett, lanzada al mercado de Reino Unido y Europa el 4 de octubre de 2010 y que cumple 10 años.

En esta no sólo se incluyen temas de los discos de Barrett, sino algunos de los que inició el camino de Floyd como uno de los grupos más importantes.

La colección de 19 composiciones incluye los tres primeros sencillos de Pink Floyd, así como algunos tracks de su primer álbum, The Piper at the Gates of Dawn y de sus dos discos en solitario, The Madcap Laughs y Barrett, todos en orden cronológico, remasterizados y supervisados personalmente por David Gilmour, guitarrista y último líder de Pink Floyd, quien fue el sustituto de Syd en 1968.

Sus compañeros también procuraron que en vida, Syd recibiera regalías de sus canciones y tuviera tranquilidad económica, mientras él se dedicaba a otras cosas, como la pintura, hasta su muerte el 7 de julio de 2006 cuando tenía 60 años.

An Introduction to Syd Barrett tiene a bien agrupar algunas de las composiciones más memorables de Barrett, así como un par que no era tan fácil de encontrar. El primero de ellos, “Bob Dylan Blues”, sólo podía encontrarse como bootleg –o grabación pirata- desde su grabación en 1970 y se incluyó oficialmente en la recopilación de 2001, The Best of Syd Barrett: Wouldn’t You Miss Me? después de que fuera encontrada por Gilmour. Esta denota el gusto de Syd por el blues, recordemos que nombró a Pink Floyd en honor a dos blueseros norteamericanos: Pink Anderson y Floyd Council (de quienes existen pocas grabaciones).

La otra rareza incluida es “Rhamadan”, de 20 minutos de duración y que también circuló en grabaciones piratas durante varias décadas.

Existen aún muchas grabaciones de Barret y de Floyd que no han visto la luz de manera oficial. Tal vez alguna vez las escuchemos todas. O tal vez no. Por lo pronto, es con discos como An Introduction to Syd Barrett, que podemos darnos pequeños gustos.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close