DestacadasUpShow

Breve historia y proceso creativo del cómic.

En este espacio nos referimos a menudo de los comics, de su historia, sus creadores y sus personajes. Lo que haremos hoy de manera sencilla, es hablar de cómo se hace un comic (y la historia). Esta forma de expresión artística surgió de manera casi simultánea en diversos países del mundo, durante la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, la narrativa con imágenes se remonta a los primeros días de la humanidad.

Es difícil determinar un solo origen del comic, por lo que existen versiones muy distintas. Lo que es un hecho, es que el comic tuvo sus primeras expresiones con paneles singulares y se publicaron en los diarios casi de manera simultánea en varios países del mundo, como en Alemania, considerado uno de los pioneros. Es gracias a la proliferación del periódico como medio de comunicación que surge la expresión política y de denuncia gráfica, sarcástica y humorística.

(The Yellow Kid, uno de los primeros comic strips sumamente populares, creado en 1895)

.

El comic, o comic strip (tira cómica), tuvo un enorme auge en Estados Unidos y, de hecho, es en aquel país donde se ve el potencial de un comic para elevar las ventas de un diario noticioso, por lo que se convirtió en un medio muy popular y peleado por las distintas editoriales.

El término de “amarillismo”, se creó cuando el periodismo sensacionalista del New York Journal dio cobijo a la tira llamada The Yellow Kid, creada por Richard F. Outcault en 1895. “El niño amarillo”, era un inmigrante irlandés, mudo, que utilizaba un largo camisón del mencionado color y en el cual, aparecían diversos letreros.

(Ejemplo de titular amarillista del New York Journal: la tipografía más grande señala: “Horrible matanza”)

.

William Randolph Hearst’s, dueño del New York Journal y el New York World de Joseph Pulitzer, competían con fiereza por las ventas y la rivalidad entre ambos fue legendaria.

En 1934, se publica el primer comic en el formato conocido, tipo revista, y constaba de una recopilación de varios strips. El no tener que pagar por nuevo contenido lo convertía en una manera de tener ganancias sumamente redituables. Algunos de los personajes más famosos eran lo antropomórficos, animales con actitudes humanas y que encontraron a su mayor representante con Mickey Mouse en el cine.

.

Para el año siguiente, llega a los puestos de periódicos el primer comic tipo antología de contenido original: New Fun Comics, editado por National Allied Publications (que llegaría a ser conocida solamente como DC Comics).

En 1938, surge el primer superhéroe -de la misma editorial-, Superman, en las páginas de Action Comics #1 y fue creado por el escritor Jerry Siegel y el dibujante Joe Shuster, cambiando a la industria para siempre. Surgen así los superhéroes como se les conoce hoy en día (en ese entonces llamados Mystery Men –Hombres misteriosos-).

(Primer comic de la historia con contenido original)

.

El superhéroe dominó las ventas del comic desde entonces. Otros personajes de ficción, pero sin poderes especiales (como Prince Valiant, Buck Rogers, Flash Gordon), publicados en diarios y en revistas tipo “pulp” –o “pulp fiction”- (como The Shadow, The Spider, Doctor Savage, Ka-Zar y muchos otros), entraron en desuso.

Los mismos superhéroes sufrieron una dura crisis en los años 50’s, cuando los comics fueron satanizados argumentando que hacían de los jóvenes unos delincuentes, asesinos y homosexuales.

(Primer comic de superhéroes; un ejemplar en buen estado ha llegado a ser vendido por 3.2 millones de dólares)

.

Por otro lado, el fin de la Segunda Guerra Mundial había hecho que los lectores perdieran interés en las proezas increíbles de estos seres de ficción. Así fue que terminó la “época de oro” del comic norteamericano.

La “época de plata” tuvo su origen en 1956 cuando DC Comics creó una nueva versión de The Flash. Le siguieron otros héroes como Green Lantern y The Justice League, dando nuevo impulso a este género. Entre los pocos héroes que habían sobrevivido a las crisis de ventas se encontraban Superman, Batman y Wonder Woman.

(Primer comic de la Era de plata)

.

Esta era tuvo su consolidación definitiva con la reestructuración de Marvel Comics en 1961 y la creación de nuevos héroes, como Fantastic Four, Hulk, Thor, Spider-Man, Avengers, X-Men, Daredevil, Doctor Strange, Nick Fury y S.H.I.E.L.D., entre otros.

La manera de hacer comics de Marvel era muy distinta a la convencional, en la cual el escritor decidía el rumbo de la historia. Como Marvel sólo contaba con Stan Lee como escritor (ayudado por su hermano, Larry Lieber, y algunos otros), eran los dibujantes quienes expandían las ideas, siendo cocreadores del argumento y los personajes.

(Marvel consolidó al comic en los 60’s)

.

Otra virtud de Marvel era la exploración del héroe como una persona común, con problemas cotidianos y relaciones normales. Sus superhéroes eran más humanos y con temáticas con las cuales se identificaba cualquier lector.

Como regla general, es el escritor quien propone la historia, misma que debe ser aprobada por los editores. Posteriormente, se envía al ilustrador, quien desarrollará la narración en un promedio de 20 páginas. Los dibujos se hacen a lápiz.

(Ejemplo de arte de comic: portada a lápiz con anotaciones y lugar para los elementos)

.

Como las técnicas de impresión no eran muy precisas sino hasta hace relativamente poco, los tonos de lápiz no podían ser bien reproducidos, por lo que las ilustraciones debían ser recalcadas en tinta china, creando un alto contraste. Si un dibujante era lo suficientemente veloz –y hábil-, podía hacer sus propias tintas; de otra manera, la tarea era realizada por un especialista. Las páginas a lápiz (o ya entintadas) eran regresadas al escritor, quien desarrollaba los diálogos en cada uno de los paneles –o viñetas-.

El letrista es el encargado de agregar dichos diálogos y onomatopeyas (efectos gráficos de sonido) a cada uno de los paneles; antes se hacían a mano y los rótulos podían ser pegados directamente sobre las páginas con el arte en blanco y negro.

(Misma portada, con el arte en tinta china y los elementos tipográficos y de diseño pegados sobre la página, las correcciones se perciben en un blanco más claro)

.

Después se mandaban las páginas al colorista, quien creaba las guías cromáticas para ser enviadas a la imprenta (antes, se generaban en acetatos independientes, mientras que ahora el proceso es digital).

Con todos los elementos integrados, el comic se envía a la imprenta. Posteriormente se hace la distribución a todos los puntos de venta. En Estados Unidos, las editoriales venden a las tiendas de comics (por medio de un intermediario). Los establecimientos compran la cantidad que ellos mismos solicitan, de acuerdo a la cantidad de clientes y a sus gustos. Son las mismas tiendas las que se quedan con los excedentes, disminuyendo el riesgo para las editoriales, pero acrecentando el propio.

(Portada terminada y como fue impresa)

.

Durante muchos, años, los comics se distribuían a los puestos de revistas, farmacias y tiendas de conveniencia. Los sobrantes eran destruidos, lo cual generaba un costo o pérdida. Las publicaciones requerían de altas ventas para subsistir; sin embargo, al haber pocas formas de entretenimiento, los comics eran muy populares y vendían cientos de miles de ejemplares –o hasta millones-.

Así terminamos nuestro breve resumen de la historia del comic y de su proceso creativo. Gracias por tu atención.

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button