DestacadasUpShow

Contact, novela de Carl Sagan, propone y cuestiona.

La novela titulada Contact es un pretexto. No es tan melodramático como suena: es una excusa del científico Carl Sagan para hacer varias propuestas y dar a conocer varios hechos basados en la ciencia por medio de una historia ficticia.

La novela debutó en septiembre de 1985, razón por la cual la recordamos a sus 35 primeros años de vida. Contacto continúa siendo popular y se imprime constantemente. Como sabemos, también generó un filme que se estrenó en 1997 (el 11 de julio), a cargo de Robert Zemeckis, Jodie Foster, Matthew McConaughey, James Woods y otros. En la producción estuvieron envueltos tanto Carl Sagan como su esposa Ann Druyan. Sin embargo, el cosmólogo murió el 20 de diciembre de 1996 cuando tenía 62 años, antes de verla terminada.

(Ann Druyan y Carl Sagan)

La historia se centra en la vida de la doctora Eleanor Anne Arroway y su pasión por la ciencia. Podemos ver cómo Sagan proyecta su propia curiosidad y partes de su personalidad. A diferencia del físico convertido en celebridad, Ellie está más interesada por descubrir las verdades del universo que en ser partícipe de su propio entorno, lo cual, le genera un tanto de rechazo. Por otro lado, el hecho de ser mujer en una época preponderante para la masculinidad, le representa algunos retos que debe superar.

A diferencia de la película, en el libro la madre de Ellie aún vive y cuando fallece su padre, quien es su motivador para el conocimiento, Arroway se niega a vivir una vida sumisa como ella. Su padrastro no le extiende su apoyo para la persecución de sus sueños por lo que decide emanciparse.

Tras graduarse en Harvard, la científica obtiene un doctorado en el Tecnológico de California (Caltech), instituto real que ha sido santuario de varias grandes mentes, como Kip Thorne, Niels Bohr, Erwin Schödinger, Albert Einstein, Stephen Hawking y Werner Heisenber, entre otros.

Desde el escudriñamiento de un transistor hasta la investigación acerca de la vida inteligente fuera del planeta, es parte de la personalidad de la protagonista; todo a través de las ondas de radio. El hambre de conocimiento, arduo trabajo y remar a contracorriente lleva a la doctora Arroway a descubrir señales de radio emitidas desde otra galaxia.

En Contact no se cuestiona la vida en otros planetas, tampoco la vida inteligente; se da por hecho basándose en algo tan sencillo como la probabilidad. Si existen millones de galaxias en un universo que se creó hace miles de millones de años (y que tiene más por delante), hay enormes posibilidades de que en algunos planetas se hayan conjugado las condiciones necesarias para generar vida y que esta haya evolucionado más que la nuestra.

La novela plantea varios dilemas que van desde lo moral hasta lo teológico. Por otro lado, cuestiona la percepción humana en sí. Por ejemplo, ¿qué implica que en la decodificación encontrada dentro de las señales provenientes del espacio, se descubra un video con un discurso de Adolf Hitler?

Si existe vida más avanzada en otros lugares, capaz a de romper la barrera de las distancias interestelares, ¿significa que tiene todas las respuestas que nosotros buscamos? ¿Cuáles son las consecuencias de toparnos con una civilización que se encuentra en una madurez, mientras nosotros seguimos aún en la infancia del conocimiento? ¿Podrían poder haber trascendido a su propia existencia y mortalidad? ¿Se rigen por los mismos conceptos de moralidad? ¿Incluso por los de bien y mal?

Sagan participó en el ensamblaje de las sondas Voyager que se enviaron al espacio con mensajes representativos de la humanidad y la vida terrestre. Lo que plantea Contacto, es el mismo punto, desde el lado opuesto. ¿Qué sucedería si recibiéramos un mensaje estructurado de otra civilización? Para empezar, ¿seríamos capaces de descifrarlo? ¿Requeriríamos aprender a “leer”?

Como mencioné al inicio, Contact es una intrigante y emocionante novela de ficción científica que es un pretexto de Carl Sagan para dar a conocer hechos científicos y sus implicaciones en la vida diaria, de manera sencilla para el entendimiento común con la esperanza de motivar a otros a descubrir e interesarse por la ciencia. A su vez, Contact nos hace cuestionar la propia existencia humana y nuestro lugar en ella, de aceptar las posibilidades y expandir nuestra visión cosmológica. Después de todo, “si estamos solos en el universo, sería un enorme desperdicio de espacio…”

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close