DestacadasUpShow

Cuando la niñez se extravía… Marillion y Misplaced Childhood.

Es una deliciosa mezcla de rock, con progresivo y pop, lo que le da una cualidad disfrutable y de sencillo acceso. Cuando los álbumes musicales tienden a ser complicados, se requiere de un esfuerzo adicional para que quien escucha se adecúe a las sensaciones emitidas. En el caso de Misplaced Childhood de Marillion, es tan fácil como darle “play”.

Pero vamos por partes. El art rock o progresivo, es un tipo de rock que surge con base en corrientes como el jazz y el blues, de mayor complejidad estructural y con el que se hacen discos completos conceptuales; o sea, aquellos que utilizaban todas sus canciones para contar una sola historia o temática, como The Wall de Pink Floyd. Algunos otros, son considerados “operas rock”, como Tommy de The Who.

Dentro de este tipo de influencia entra Marillion, banda inglesa formada en 1979. El nombre es un derivado de The Silmarillion, libro póstumo de J. R. R. Tolkien, con cimientos en su obra de El señor de los anillos.

El grupo tuvo una época dorada, en la que se incluía al cantante y compositor conocido como Fish (Dereck William Dick). La armonía entre sus partes existió durante un tiempo y dio como fruto una de las grandes joyas de la música de los 80’s: Misplaced Childhood.

La placa se publicó el 17 de junio de 1985 y es considerado uno de los más grandes discos conceptuales de la historia. Como muchos de ellos, también se puede disfrutar por partes, como los sencillos “Kayleigh”, “Lavender” y “Heart of Lothian”, para los que no se necesita seguir la historia completa.

Como lo indica su título, Misplaced Childhood es un disco que habla acerca de perder la inocencia, de la esencia misma que nos lleva a ser lo que somos, a los amores que nacen, a los que se pierden; todo, con un entorno social y político.

El amor es pieza importante y uno de los aspectos que más marcan al ser humano. Fish canta a Kayleigh (nombre derivado de una novia real): “Kayleigh, ¿es demasiado tarde para decir que lo siento? Y Kayleigh… ¿podremos arreglarlo? No puedo sólo pretender que todo llegó a su fin natural. Kayleigh, nunca pensé  que te extrañaría y, Kayleigh, siempre pensé que seríamos amigos. Dijimos que nuestro amor duraría para siempre, así que, ¿por qué llegó a este amargo final?”.

Con la siguiente canción, “Lavender”, el curso de las cosas mejoran, pues nos muestran al amor cuando este resurge: “Caminaba en el parque, soñando con una chispa, cuando escuché los rociadores susurrar, brillar en la neblina de los céspedes de verano. Entonces escuché a los niños cantar, corriendo a través de los arcoíris; cantaban una canción para ti, la que yo quise componer para ti”, y termina: “encontraré mi camino de vuelta a ti, por tu amor… por tu amor; siempre camino en el parque, siempre sueño con una chispa, para ti”.

No todo es literal en Misplaced, pues a partir de “The Bitter Suite”, la narración cobra valor interpretativo y con simbolismos regionales europeos como en el “Corazón de Lothian”, ubicado en Escocia, de donde Fish es originario.

Aunque el contenido lírico se enmaraña, la cuestión musical fluye y es un disco que no se puede dejar de escuchar tras una o dos canciones.

Con el final del sinuoso viaje, Marillion nos da su conclusión: la niñez no se pierde, la esencia del ser humano se conserva y sólo es cuestión de ver a nuestro interior para redescubrirla, lo único que se pierde es la dirección y tras la sanación de las heridas, se puede continuar adelante, renovado.

En ese entonces, Marillion estaba conformado por Fish en la voz, Steve Rothery en guitarra, Mark Kelly en teclados, Pete Trewavas con el bajo y finalmente, Ian Mosley en batería y percusiones.

Música de contenido y propuesta es lo que encontramos en este gran disco ochentero, Misplaced Childood de Marillion, que cumple 35 años.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close