DestacadasUpShow

El gran Satchmo, a 120 años de su nacimiento.

Él decía que había nacido con el nuevo siglo, ni más ni menos que el día más representativo para su país, el 4 de julio de 1900, por lo que se celebran 120 años del nacimiento de uno de los más grandes músicos de jazz: el gran Pops.

Louis Daniel Armstrong, ciertamente, vivió sus primeros años en el #723 de la calle Jane (Jane Alley), a unos pasos del French Quarter, o barrio francés en New Orleans, cuna del jazz. Para cuando el buen Satchmo creció, se enamoró de la música que, como él, maduraba y se tornaba en adulta. El ragtime, el Dixieland, cada forma que se utilizara para la expresión y divertimento, convergieron para algo nuevo. Armstrong fue testigo y pronto, partícipe.

El trompetista tal vez no sabía su verdadera fecha de nacimiento, pues era común que a los afroamericanos no se les llevara al registro civil, así que no había actas de nacimiento para muchos. Pops falleció el 6 de julio de 1971 a los 69 (un mes antes de llegar a los 70).

En 1988 (17 años después) el historiador musical Thaddeus “Tad” Jones, solicitó los registros bautismales de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y descubrió que Louis Armstrong nació realmente el 4 de agosto de 1901 (bautizado tres semanas después). Las aproximaciones del trompetista virtuoso no estaban tan erradas, un año y un mes, lo que complicó un poco la celebración del centenario de su nacimiento. ¿Por qué no celebrar ambas fechas? Después de todo, la contribución del músico a la cultura es buen justificante.

El buen Satch, como también se le conocía, no sólo vivió la historia, también la hizo. Desde sus inicios como integrante de una de las más importantes bandas de jazz -y de las primeras profesionales en grabar en la historia-, King Oliver’s Creole Jazz Band, a la cual se unió tras la petición de su líder Joe “King” Oliver, quien también fue uno de los mentores de Louis.

La banda debutó el 17 de junio de 1922 en el café de la ciudad de Chicago, Lincoln Garden y al poco tiempo, Armstrong se les unió. La improvisación fue uno de los sellos de la banda de criollos y Pops fue una parte importante. Al poco tiempo, cada uno siguió su camino. Louis estaba destinado a convertirse en una de las máximas figuras del jazz.

Su estilo libre, su maestría de la trompeta y dotes para improvisar, fueron algunas de las cualidades que abrieron camino a Louis Armstrong en el mundo de la música. En 1925, inició su propia banda, The Hot Five, que al poco tiempo ya era The Hot Seven. Para 1929 hacía sus primeras incursiones como vocalista. Su peculiar voz lo separaba del resto de su generación y la aspereza vocal se hizo cada vez más característica.

La vida y los tiempos no fueron fáciles, más Pops se las arregló para triunfar por encima de las circunstancias. Se convirtió en uno de los músicos más solicitados y, por fortuna, existen múltiples grabaciones. Algunas de sus canciones más recordadas son “Hello, Dolly”, “What a Wonderful World” y “La Vie En Rose”, aunque muchos de sus fanáticos dirán que una carrera tan extensa no debe limitarse solamente a tres de ellas.

Tan sólo, junto con Ella Fitzgerald tiene una buena cantidad de duetos y resulta imposible elegir la mejor.

Un hecho curioso es la pronunciación de su propio nombre; al parecer, este podía ser “Lúis” o “Lúi”, siendo esta última una aproximación a la pronunciación francesa de su nombre, común en la región de New Orleans y todo el estado de Louisiana en los Estados Unidos. Él mismo usaba ambas.

Tal vez Satchmo no haya sabido ni su fecha de nacimiento ni el nivel de importancia que alcanzó su aportación, o que su música se sigue escuchando a casi 40 años de su muerte, pero no le restemos romanticismo a la fecha elegida por él y celebremos el aniversario 120 del “natalicio” de una de las máximas figuras del jazz, el compositor, líder de banda, intérprete vocal, trompetista, actor, presentador de radio, Louis Armstrong.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close