DestacadasUpShow

El Resplandor de Stanley Kubrick cumple 40 años.

Uno de los grandes clásicos del cine cumple 40 años: The Shining o El Resplandor, dirigido por Stanley Kubrick y basado muy parcialmente en la obra de Stephen King.

La cinta llegó al cine el 23 de mayo de 1980. En retrospectiva resulta interesante su análisis pues el cine y la manera en que lo vemos ha cambiado radicalmente desde ese entonces.

Para empezar, se le considera una cinta de horror. La manera en que Kubrick narra la historia del Hotel Overlook y la familia Torrance es muy distinta al convencionalismo del género de horror, que posteriormente se caracterizó por la obscuridad de sus tomas. Kubrick elige una manera brillante de contar su historia. En el hotel todo el tiempo hay luz, aún en la prohibida habitación 237 (en el libro es la 217, pero fue cambiada a petición de los dueños del lugar donde se filmó, pues se creyó que la gente no querría rentar más esa habitación, mientras que la 237 no existía en ese hotel) podemos ver bastantes fuentes de luz. No hay tomas rápidas ni confusas en toda la cinta. Cada momento se aprovecha para lucir las actuaciones.

Es bien conocido el estilo geométrico en que Kubrick hace sus tomas, cámaras centradas con espacios áureos bien definidos y estéticos que, sí, a veces parecen estáticos, aunque en realidad haya uno que otro zoom back o zoom in tan discreto, que nos hace percibir a la cámara como un incómodo personaje.

El rompimiento de ejes también es un truco narrativo de Stanley Kubrick, como en la famosa escena del baño de tonos rojos que nos dan una sensación de intranquilidad y tensión involuntaria. A Jack Torrance se le presenta una situación de la que, como espectadores, deseamos que se libere con prontitud y nos lleve a otro escenario.

The Shining de Kubrick, más que una adaptación es una visión personal del libro de King pues dista mucho de la intención original del autor. Los personajes son los mismos, las esencias y motivaciones, no. Pero si nos apoyamos en la obra literaria, comprenderemos muchas de las intenciones detrás de cada uno de ellos, desde el pequeño Danny hasta el patriarca, Jack. El final es radicalmente distinto. No mejor ni peor, sino diferente y fue hasta la adaptación fílmica de la continuación, Doctor Sleep de 2019, que se le pagó tributó al desenlace pretendido por King.

La historia original en sí está más dirigida a la vida de Danny Torrance y su relación con la entidad que es el Overlook Hotel. The Shining es la habilidad de Danny que lo separa del resto de la gente y de la cual, se nos dice, todos poseemos un poco. Su amigo, Dick Halloran, también posee “el resplandor”. En la cinta es Jack Torrance quien, gracias al gran trabajo histriónico de Jack Nicholson, se convierte en protagonista.

Uno de los directores más polémicos, entre otras cosas, por el maltrato al que en ocasiones sometía a sus actores, en este caso a la actriz Shelley Duvall o por su obsesión con las repeticiones hasta conseguir la toma “perfecta”, Kubrick entregó hace 40 años una de las cintas definitivas –y definitorias- del cine.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close