DestacadasUpShow

La ciencia y arte de Volver al Futuro, a 35 años.

En 2020 se cumplen 35 años del estreno de una de las películas por excelencia, tanto de los años 80’s, como del viaje en el tiempo. Fue tanto el éxito que generó dos secuelas, mismas que dieron un cierre completo a su concepto.

Back to the Future hizo más que bien a las carreras de Michael J. Fox (ya famoso en Estados Unidos por el programa Family Ties), a Christopher Lloyd y a Crispin Glover, entre otros actores. También sirvió para afianzar la carrera de escritor y director de Robert Zemeckis y la del compositor Alan Silvestri. La cita se estrenó el 3 de julio de 1985.

También se han cumplido aniversarios de sus dos secuelas. Aquí te dejo el link para la Parte 2:

Y la liga para la Parte 3:

La producción es una cátedra de cómo hacer una buena película.

Analicemos solamente el inicio: Zemeckis, quien gusta del manejo de cámara como un personaje más en sus películas (Contacto, Forrest Gump, entre otras), se sirve de dos minutos y 45 segundos en la secuencia inicial a una sola cámara por medio de objetos en el laboratorio, para establecer perfectamente de lo que se va a tratar todo el asunto. Conocemos la personalidad excéntrica del Doctor Emmett Brown (a quien veremos físicamente hasta mucho después) a través de su trabajo como científico.

La cámara, que utiliza el tiempo de presentación de los créditos, nos muestra varios relojes (después de todo, se trata de una película acerca del tiempo, ¿no?), entre los que se encuentra la ilustración en blanco y negro de un hombre colgando de la manecilla de un reloj, similar a la situación en la que se encontrará el propio Doc en el futuro (o, mejor dicho, en el pasado), así como algunos de sus creativos inventos creativos, si bien, poco prácticos.

Además, conocemos algunas de las inspiraciones científicas de Doc, como Edison, Franklin y, por supuesto, Einstein, esencial para el desarrollo de la mecánica cuántica por medio de la teoría de la relatividad.

La toma termina con la llegada de Marty, a quien vemos del torso para abajo, con su patineta que llega hasta la caja del plutonio, importante elemento en la historia, pues es la fuente de energía que requiere el capacitor de flujo: 1.21 gigawats. Tanto el plutonio como la energía de un rayo suenan plausibles (el rayo genera hasta 10 gigas). Mientras tanto, la presentadora del noticiero habla acerca del robo de dicho maletín.

En ese momento, antes de que veamos a Marty McFly, y mientras que no le vemos aún el rostro, sabemos que es un joven, amigo del Doc, estudiante y que gusta de andar en patineta. La toma termina cuando vemos la patineta de Marty golpear el maletín con plutonio que la comentarista de noticias acaba de reportar en vivo.

En pocos segundos, sabemos que a Marty lo apasiona la música. En menos de 5 minutos, conocemos los detalles principales de los protagonistas y el rumbo que tomará la historia. A manera de “easter eggs” –referencias o detalles-, se nos va dando información relevante, tanto del entorno de la ciudad, como de sus habitantes.

Ahora, fue tan bien llevada la producción de Back to the Future, que se considera una especie de “biblia” del viaje en el tiempo de las películas de ficción. Sin embargo, el viaje en el tiempo, aunque tiene bases científicas, no está comprobado.

Como dijo el científico británico Stephen Hawking, la evidencia empírica señala que estos eventos no son posibles pues nadie ha conocido a un viajero del tiempo. Hawking lo comprobó de una manera muy audaz: celebró una fiesta para viajeros en el tiempo a la que ninguno de ellos asistió. El astrofísico hizo la fiesta y después envío las invitaciones específicas para el perfil del viajero.

Hasta el momento, se sabe que el tiempo viaja en una sola dirección, lineal y frontal, por lo que hace de Regreso al futuro -así como todas las cintas de viaje en el tiempo-, una probabilidad, más no una certeza.

Varios científicos han hablado acerca de la cinta, como Michio Kaku, físico teórico, quien dice que, de ser posible que el DeLorean de Doc Brown sea energizado con 1.21 GW, al ir hacia atrás se entraría en una realidad alterna cuántica, tal como lo propone la cinta. Sin embargo, tampoco representaría un viaje al pasado. O al menos, no en la misma línea temporal pues se genera una nueva línea temporal.

Si el viaje en la misma línea es posible, ¿cómo explicamos que Doc no sepa que Marty viajará al pasado si ya lo conoció 30 años antes?

La creación de paradojas, también mencionadas en el filme, omite aquella que menciona que un objeto no puede viajar hacia atrás más allá de su propia creación, lo que impediría que el auto y sus ocupantes llegarán tan atrás como 1885; o incluso, el DeLorean, antes de su propia fabricación hasta 1955 cuando ese carro se creó en los 70’s.

“La paradoja del abuelo”, propone que nadie puede viajar al pasado y matar a su abuelo antes de la concepción del padre o la madre (según sea el caso), lo que cancelaría la existencia del propio viajero.

La ciencia ficción y las ciencias fácticas en sí, forman un círculo agradable, ambos campos se han dado ideas entre sí y han generado nuevas preguntas. Y nos han permitido disfrutar de historias como Back to The Future, que cumple 35 años.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close