DestacadasUpShow

La Máscara cumple 25 años.

Basada en el comic de Dark Horse.

Si mencionamos los nombres de los actores Jim Carrey y Cameron Diaz, casi todos nosotros sabremos quiénes son. Pues hace exactamente 25 años, muchos no habríamos podido responder.

Y es que, si bien Carrey era ya un tanto conocido por su película Dumb and Dumber, el filme no había sido un suceso mundial como lo llegaría a ser “La Máscara”.

 

La cinta que llegó a las salas el 29 de julio de 1994, tuvo todos los –inesperados- ingredientes para ser un éxito de taquilla que, en gran parte, se debe a la actuación de Carrey. Y es que seamos sinceros, parece que nada más le pintaron la cara de verde para la caracterización.

Sin demeritar, la producción de la cinta es muy bien lograda para la época cuando apenas se incursionaba con los efectos de computadora. En The Mask podemos ver una combinación de técnicas para lograr los efectos: las computarizadas, los efectos especiales realizados en el momento de la filmación y hasta sutiles dibujos animados para la creación de escenarios.

 

La Máscara se ve muy bien pese a esos 25 años de distancia. La realización es digna de premio, las actuaciones buenas y la historia, aunque parece sencilla, tiene mucho subtexto. ¿Cuáles son las “mascaras” que utilizamos día a día? ¿Cuál es nuestro verdadero potencial en todos los ámbitos? ¿Qué requerimos para explotar dicho potencial? ¿Qué tanto nos reprimimos tanto por miedos, como por etiquetas sociales?

Otro componente fundamental dentro de esta película es la música: desde la mezcla de “proto” electrojazz con hip hop y R&B de Xscape (Who’s That Man?) hasta el rockabilly de Brian Setzer Orchestra (Straight Up), pasando por el clásico swing con Hey Pachuco de Royal Crown Revue. Los números musicales son una buena adición y continúan siendo de las secuencias más recordadas.

 

La historia y vida de Stanley Ipkiss es algo con lo que nos podemos identificar ya que, después de todo, ¿quién de nosotros no ha sentido en algún momento de la vida que todo va mal? Sin caer en depresiones y tomándolo con humor es que se nos presenta la premisa de la película. Un ser bastante ordinario como Ipkiss tiene la oportunidad de cambiar el rumbo de su vida al encontrar una máscara mística que le otorga los poderes del dios nórdico Loki, el maestro de la mentira y el engaño.

Ipkiss, al descubrir los poderes que le otorga dicha máscara, se transforma en el ser que siempre quiso ser. Una de las características del artefacto es que, además de los poderes que otorga, también saca a relucir la verdadera personalidad del usuario.

 

Un hecho no muy conocido es que The Mask está basada en un comic, lo que la hace aún más peculiar. En ese lejano 1994, no era común  que proyectos de ese tipo se llevaran a la pantalla grande. Menos, cuando ni siquiera el comic se encontrara entre los más vendidos.

Sin embargo, el comic tiene pedigreé, ya que fue creado por el escritor John Arcudi y el dibujante Doug Mahnke, ambos respetados en el medio. Cabe mencionar que ninguno de ellos era reconocido en ese entonces.

 

La idea del personaje surge del editor y creativo de Dark Horse, Mike Richardson, quien desde esos años intentaba vender varios comics para realizarse en cine. Algunos de los proyectos que impulsó son: Timecop (con Jean-Claude Van Damme), Barb Wire (Pamela Anderson), Mystery Men (con Ben Stiller, Hank Azaria, William H. Macy, Janeane Garofalo, Geoffrey Rush, Greg Kinnear y hasta el músico Tom Waits), Virus (Jamie Lee Curtis, William Baldwin y Donald Sutherland), Hellboy (Ron Perlman, John Hurt, Selma Blair, Guillermo del Toro) y otros más.

En el comic The Mask (que por cierto no ha tenido una producción constante), los protagonistas cambiaban a menudo y la historia de Stanley Ipkiss es considerablemente distinta.

 

La historia impresa era más de carácter independiente y mucho más violenta. Stanley Ipkiss es un ser humano que saca lo peor de sí y termina muriendo. Otros personajes le suceden. La naturaleza del artefacto tiende a sacar lo peor, lo más desinhibido del sujeto y a tomar el alter ego de “Big Head”, sin moral ni remordimiento.

 

Regresando a la cinta, tal vez a 25 años de distancia ya no sea tan popular La Máscara (ni el comic). Es más, ni siquiera Jim Carrey o Cameron Diaz filman de manera cotidiana y se dice que la actriz se ha retirado por el momento de la industria. La ventaja es que la podemos ver de nuevo y pensar en qué es lo que necesitamos para alcanzar nuestro verdadero potencial al tiempo que pasamos un muy buen rato.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close