DestacadasUpShow

La muerte de Jean DeWolff. Evento que marcó la historia de Spider-Man.

Al personaje de Spider-Man se le conoce en general, por su tono ligero. Desde su presentación en 1962 es uno de los superhéroes más populares a nivel global, tanto en videojuegos como animaciones y, por supuesto, en cine y televisión.

Si nos remontamos a su medio original, el comic, descubriremos una mayor cantidad de matices. En su inicio, las historias eran más del tipo introspectivo donde, aunque ganara, Spider-Man perdía. Peter Parker solía sacrificar su vida personal con altos costos en favor del bien común. Este hecho no era común en el medio, ya que los héroes siempre triunfaban al final. Pese a su poder, Peter era una persona común con problemas comunes.

Spider-Man también cuenta con historias por demás obscuras, como Kraven’s Last Hunt (La última cacería de Kraven), serie de 6 partes donde el arácnido es derrotado, dado por muerto y enterrado vivo durante varios días. Por si fuera poco, esto sucedió casi inmediatamente después de su boda con Mary Jane.

La historia que hoy nos atañe en particular, es anterior a la arriba mencionada y también de tonos muy sombríos, casi depresivos, de un muy alto nivel narrativo. Se trata de “La muerte de Jean DeWolff”, que finalizó hace 35 años en las páginas de The Spectacular Spider-Man #110, publicado el 15 de octubre de 1985.

El título que debutó bajo el nombre (un poco largo) de Peter Parker, The Spectacular Spider-Man, el 28 de septiembre de 1976, era el segundo en presentar al héroe. Este se creó debido a la demanda por historias nuevas. Sin embargo, como título secundario, no se esperaba que grandes revelaciones se dieran al interior de sus páginas y también era un poco más relajada la supervisión del contenido. Esto dio pie para la creación de buenas historias y que, nuevos creadores hicieran su propia versión del trepamuros.

El escritor novato Peter David fue propuesto para tomar las riendas del título por el editor James Owsley (conocido también bajo el nombre de Christopher Priest), comenzando con el número 103 de Spectacular. David es un escritor de renombre, que tiene un buen manejo de las emociones y del ritmo. Es ingenioso y sabe dar giros de tuerca en los momentos indicados. Pese a ser conocido por su toque humorístico y sarcástico, esta historia de 4 partes se distingue por lo opuesto.

La capitana de policía Jean Dewolff era un importante personaje de apoyo para Spider-Man. Eran aliados por conveniencia y hasta hubo un ligero interés romántico entre ambos, mismo que no llegó a concretarse. DeWolff fue presentada en el comic Marvel Team-Up #48 con fecha de portada de 1976, por lo que tenía casi 10 años de formar parte del elenco. Fue creada por Bill Mantlo y Sal Buscema.

Dentro de la rispidez que podía llegar a haber en la relación entre ambos, también había un gran respeto y estima hacia el otro.

En Peter Parker, The Spectacular Spider-Man #107, publicado el 16 de julio de 1985, Peter David, el dibujante Rich Buckler y el entintador Brett Breeding, entregan algunas de las mejores páginas de sus carreras.

La historia, sin miramientos, comienza con la muerte de la policía en una escena por demás impactante y con mucha emotividad. Al descubrise el hecho, la furia lleva a Spider-Man a no detenerse hasta encontrar al homicida. Recurre a algunos de sus antiguos contactos, como el también policía –retirado- Stan Carter, quien había sido amigo íntimo de Jean.

Spider-Man descubre pronto que la capitana es tan sólo la primera víctima de un nuevo villano, autoproclamado como Sin-Eater (El devorador de pecados) quien, sin poderes extras y tan sólo armado con armas de fuego, decide eliminar a todos los “pecadores” iniciando una serie de homicidios.

Jueces, abogados y hasta el editor del Daily Bugle, Jonah Jameson, se encuentran en la lista del mortífero ser. La desgracia se aproxima de nuevo cuando el asesino confunde a Jameson con su secretaria, Betty Brant, amiga cercana de Peter Parker, quien había sido su primera novia.

El primer encuentro que tiene Sin-Eater con Spider-Man termina en una masacre de inocentes en su intento por escapar. El héroe debe hacer a un lado sus sentimientos para tratar de mantener cabeza fría y poder detener al homicida. ¿Podrá conseguirlo?

En este arco clásico también hacen intervenciones Daredevil, quien ofrece su ayuda a Spider-Man y quien debe incluso fungir como balanza moral ante un cegado Peter. El arácnido también acude con Kingpin, el llamado “Rey del crimen” de New York, para que lo ayude a localizar al demente y mientras que no le da la ayuda esperada, le indica el camino a seguir. Es una carrera contra el tiempo, pues mientras más tarden en detener a Sin-Eater, más gente morirá.

En una microhistoria de cuatro números, David, Buckler y Breeding, crean una serie de cuestionamientos que nos pondrán a pensar, además de mantenernos -como se dice- al borde de nuestro asiento. “La muerte de Jean DeWolff” es una de los grandes momentos del comic y cumple 35 años de haberse publicado su capítulo final.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close