DestacadasUpShow

Little Nemo, uno de los comics con más imaginación.

Muchos de los comics más importantes en la historia ni siquiera fueron impresos como comics, como el que hoy es motivo de estas líneas, Little Nemo: Adventures in Slumberland, creado por Winsor McCay en 1905.

.

Para ponernos un poco en contexto: en 1905 se dio a conocer la Teoría de la relatividad especial formulada por Albert Einstein. En 1903 se presentó el primer aeroplano de los hermanos Wright. La primera transmisión de radio comercial fue realizada en la navidad de 1906.

.

En ese lejano año aún no existía el formato que conocemos de comic y distaba mucho de ser creado (fue hasta 1934), por lo que las tiras dibujadas se presentaban regularmente en los diarios y tenían mucha relevancia. Una tira cómica podía elevar las ventas de un diario. Estos pequeños suplementos eran muy populares, había sindicatos que se peleaban a los autores y sus propiedades. Incluso se dice que el término de “periodismo amarillista” se creó a raíz de la publicación del strip “The Yellow Kid” (El niño amarillo) en un diario de característica sensacionalista.

.

Little Nemo in Slumberland está considerado como uno de los comics que mayor influencia ha ejercido en el género. También ha tenido múltiples adaptaciones a otros medios, tales como el cine.

.

Winsor McCay creó la tira Dream of the Rarebit Fiend y se publicó por vez primera el 10 de septiembre de 1904. En esta debutó -entre otros personajes-, el niño Nemo, que se convertiría en el centro de su propia historia. “El pequeño Nemo en la tierra de los sueños” es precisamente eso, las aventuras surreales de un pequeño que se adentra en tierras de Morfeo; cabe mencionar, con magníficas ilustraciones. Cada entrega era corta, creada para el suplemento de caricaturas en los diarios y terminaba con Nemo despertando de su aventura.

.

Little Nemo in Slumberland apareció por vez primera en el New York Herald, el 15 de octubre de 1905 y se publicó hasta el 23 de julio de 1911 en una primera etapa. La marca cambiaría de nombre cuando McCay migró al periódico de William Randolph Hearst, uno de los editores más importantes en Estados Unidos, en el New York American, donde se renombró como In the Land of Wonderful Dreams, permaneciendo desde 1911 hasta 1914. Después regreso al Herald con Little Nemo y posteriormente, de nuevo al American con In The Land. La tira se publicó por última vez el 9 de enero de 1927.

.

Otra faceta conocida de McCay fue la de animador en la entonces naciente industria. En 1914, escribió y dirigió –además de ilustrar miles de celdas- para uno de los primeros cortos: Gertie The Dinosaur. Un proyecto no concretado para filme animado fue, precisamente, Little Nemo.

.

Las expediciones oníricas de Nemo son artísticas y motivantes y continúan siendo de interés, tanto para el público como para los creadores de comics. McCay es, también, uno de los artistas que se citan con frecuencia como inspiración y, aunque la mayor parte del trabajo del autor se ha perdido con el paso de los años, Little Nemo in Slumberland ha sido preservado en gran parte, siendo reeditado y publicado constantemente. Hoy se cumplen 115 años de su primera publicación.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close