DestacadasUpShow

Lo que el viento se llevó: 80 años.

Es uno de los más grandes clásicos del cine.

Cada año se producen cientos de películas en Estados Unidos. Y conforme pasa el tiempo, se van quedado los clásicos, aquellas que hacen historia por una o varias razones. Desde el inicio de su industria se ha ido creando una lista especial con producciones como El mago de Oz, Casablanca, Cleopatra y, por supuesto, Lo que el viento se llevó.

 

También existe la idea de que actualmente no se producen historias originales y que hay puro “refrito”: historias recicladas, así como otras que se sacan de otros medios, como las novelas y más recientemente, los comics. Hace poco hablamos de Ben-Hur que también tuvo aniversario cerrado este año y que fue adaptada de un libro. Pues bien, Lo que el viento se llevó tampoco es original pues está basada en una novela de 1936, escrita por Margaret Mitchell, que le valió el premio Pulitzer para ficción en 1937.

La versión fílmica de Gone With The Wind es de 1939 y fue dirigida por Victor Fleming (quien, cabe mencionar, también dirigió El mago de Oz). Los actores protagónicos son considerados una de las mejores parejas en pantalla de la historia (aunque fuera de ella no se llevaban bien). La novela nos dio personajes inolvidables como Scarlett O’Hara y Rhett Butler. Fueron Vivien Leigh y Clark Gable -respectivamente- los encargados de darles cara y personalidad a la versión de celuloide.

 

La cinta fue una de las producciones más caras en su tiempo y tuvo varias modificaciones, como de director. El productor esperó casi dos años para que Gable estuviera disponible para filmar. Tuvo tres premieres: Atlanta (el 15 de diciembre), New York (el 19 del mismo mes) y Los Angeles (el 28). Su lanzamiento masivo fue el 17 de enero de 1940. En nuestro país se estrenó mucho después, el 22 de enero de 1941. Esta era una práctica común y continúa siendo usado con algunas producciones.

La cinta fue tan popular que durante mucho tiempo se le pidió a Margaret Mitchell que generara más historias, mas ella se negó. Fue hasta después de su muerte que su familia permitió que se escribieran otros relatos. La secuela llamada Scarlett fue adaptada para televisión en 1994.

 

Gone With The Wind tiene una duración de casi 4 horas, por lo que exige mucho del espectador. En su tiempo, las películas además contaban con intermedio en los cines, lo que, si bien ayudaba a estirar las piernas, ir al baño y la dulcería, también era un distractor, rompiendo con la continuidad y ritmo de la historia.

También es digno de mención la espléndida actuación de la actriz afroamericana Hattie McDaniel en el papel de Mammy, la ayudante doméstica. Ganó el premio Oscar de Reparto, pero no se le permitió asistir a la premiere en Atlanta. Miembros del elenco, como el propio Gable, protestaron enérgicamente e incluso el actor amenazó con no asistir a la entrega de premios de La Academia, pero la propia McDaniel lo convenció de ir. La actriz pudo asistir, pero se le sentó en la parte trasera del recinto, lejos de los demás integrantes de la producción, junto con su acompañante y su manejador.

Hasta el día de hoy, Gone With The Wind es la película que más dinero ha recaudado en la historia y una de las más celebradas. En este año, ya llega a los 80 desde su estreno.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button