DestacadasUpShow

Spawn y Witchblade se conocen en la Edad Media.

El comic estadounidense dio un gran salto en la década de los 90, gracias a la fundación de Image Comics. El año era 1992. Aunque Image surge con revistas que son en extremo similar a los héroes de Marvel y DC, su modelo de negocios fue su mayor acierto.

(Spawn fue el primer comic de Todd McFarlane para Image Comics, compañía que cofundó)

.

Para 1995, los 7 fundadores habían creado sus propios estudios y cada uno de ellos planeaba sus propios proyectos, así como su expansión, ya fuera con líneas de juguetes, parafernalia, tarjetas de colección, animaciones para televisión o incluso propuestas fílmicas.

(Cyberforce fue el primer comic de Marc Silvestri para Image Comics, otro de los fundadores)

.

En sus inicios, Image tenía un universo compartido, donde los personajes de cada creador podían interactuar con otros que no fueran suyos; sin embargo, esto resultó poco práctico pues requería de una gran coordinación y hasta implicaciones legales.

(Witchblade es otra producción de Silvestri para Top Cow, estudio perteneciente a Image Comics)

.

Los creativos fueron separando sus universos del de los otros socios y cada uno de ellos, explotaba las propiedades que tenían mejor recibimiento entre los lectores. Marc Silvestri, quien había iniciado con Cyberforce, tuvo un mayor éxito con Witcblade, cuyo protagonista era un artefacto místico que seleccionaba a su portadora y le otorgaba poderes especiales. En el presente, la detective de policía Sara Pezini era la elegida; sin embargo, se había establecido que había distintas portadoras a lo largo de la historia.

(Spawn #9 fue el debut de Angela y Medieval Spawn, cocreados por Neil Gaiman)

.

Por su parte, Todd McFarlane, exploraba distintas versiones de Spawn, como una que había existido en el medievo. Es por ello que una aventura conjunta podía darse de manera natural, además de resultar atractiva y con gran potencial.

El cruce (o crossovers) entre personajes de la misma o con distintas compañías es muy popular. Así fue que McFarlante Productions y Top Cow Comics idearon una miniserie de 3 números; una historia sencilla y autocontenida que permitiera a los lectores disfrutar de ambos mundos.

.

Hace 25 años, el 10 de abril de 1996 se publicó el primero de tres números titulado Medieval Spawn/ Witchblade, con argumento del connotado escritor de comics, Garth Ennis, y la entonces estrella en ascenso, el dibujante Brandon Peterson (quien había participado en algunos números de Uncanny X-Men).

Garth Ennis había estado a cargo del lanzamiento de otro comic para Image/ Top Cow: The Darkness, perteneciente al universo de Witchblade y que consistía en otra especie de artefacto místico, una contraparte obscura que también elegía a sus portadores, más estos necesitaban tener penumbra en sus almas.

.

Hace 800 años, Lord Cardinale, poseedor de The Darkness, es visitado por el hechicero Matthew Royale, quien le propone una alianza para invadir la tierra de Faerie (lugar donde viven hadas, duendes y seres fantásticos), para hacerse de dicho reino. Royale tiene motivos ocultos, evidentes, pero logra persuadir a Lord Cardinale. La invasión es realizada por la Army of Darkness.

.

Un joven Spawn interviene a favor de los pobladores de Faerie (los Spawn –o Hellspawns- son agentes del infierno que tienen una tendencia al lado “bueno”; algunos buscan redimir sus culpas, por lo que pueden llegar a ser bondadosos, pero obviamente, sus métodos son poco ortodoxos.

.

La guerra llega al poblado donde habita Katarina Godliffe, quien muy a tiempo descubre el poder de The Witchblade y de inmediato forja una alianza con Spawn. Juntos, deberán detener a las fuerzas de The Darkness y evitar que la obscuridad se extienda por todo el mundo.

.

La historia tuvo mucho éxito, más las agendas personales evitaron que McFarlane y Silvestri produjeran una continuación inmediata. Fue hasta el año de 2018 que se creó una secuela de 4 números.

.

Medieval Spawn/ Witchblade, de 1996, cumple 25 años de haber sido publicado.

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button