DestacadasUpShow

Star Wars: El –medio- despertar de la Fuerza.

Aquellos lo suficientemente añejos como para recordar haber visto en cine, en televisión o en videocasete la saga original de Star Wars, podrán recordar también que durante mucho tiempo se rumoró la existencia de una serie de 9 capítulos de los cuales sólo conocíamos los intermedios, 4, 5, y 6. Se especuló durante muchos años hasta que el sueño se hizo realidad… casi.

.

La recompensa a la larga espera llegó en 1999 con el inicio de las precuelas, o primera trilogía. El hecho representó confusión sobre todo para aquellos que querían ver Star Wars por vez primera. ¿Por qué primero salieron los Episodios 4, 5 y 6? ¿Tenía sentido ver las precuelas? Después de todo, ya se sabía qué iba a pasar. Sí, pero no sabíamos cómo iba a pasar.

Ahora bien, una vez completadas las dos primeras trilogías, ¿Cómo debían ser vistas? ¿Cómo se les presentaba a un recién interesado? ¿En el orden que salieron o en el orden cronológico? En fin, son algunos de los grandes problemas de la vida cotidiana y las paradojas del cine.

.

Con los años, la fiebre de Star Wars menguó un poco, se creyó que la última trilogía nunca vería la luz y sólo permanecería la especulación; sobre todo cuando George Lucas decidió vender toda una “galaxia muy lejana” al emporio cinematográfico y de entretenimiento: Disney.

.

Sin embargo, lo inesperado sucedió: se anunció que tras la fusión se daría luz verde a la producción de los tres capítulos finales. Los fans se emocionaron al saber que detrás del proyecto se encontraba el director J. J. Abrams, famoso por Armaggedon (coguionista), Star Trek, así como las series de televisión Alias (con Jennifer Garner) y Lost.

Por si fuera poco, se reincorporaría el elenco original: Mark Hamill (Luke), Carrie Fisher (Leia), Harrison Ford (Han) y Anthony Daniels (C-3PO) y Peter Mayhew (Chewbacca) en su última aparición fílmica. Kenny Baker (R2-D2) sólo aparece como asesor. También se anunciaban varios nombres nuevos, pero esto era de esperarse, ya que cada uno de los filmes introducía nuevos elementos.

.

Hace 5 años, el 18 de diciembre de 2015, en gran parte del mundo se estrenó la primera parte de la trilogía final. La premier tuvo proyección en Los Angeles, el 14 de ese mismo mes.

La historia no fue lo que se esperaba, pues se dio prioridad a los nuevos personajes y no al elenco clásico. El destino de Luke, Leia y el resto, tampoco era halagador; la victoria sobre el Imperio Galáctico no les sentó tan bien como se esperaba. Aunque Vader, Palpatine y el Imperio habían caído (con otra organización llamada La Primera Orden, consolidándose lentamente). A los héroes la fortuna no les había sonreído, sino todo lo contrario. El hecho, naturalmente, no satisfizo a muchos fans.

.

Por otro lado, la presentación de los nuevos personajes tuvo casi una buena transición, aunque podía haber sido hecha de manera más tersa, sin alienar a generaciones de fans que habían esperado, décadas para ver los siguientes capítulos. Personalidades interesantes con actores prometedores fueron presentados: Adam Driver (Kylo Ren), John Boyega (Finn) y quien resultó ser el punto central, Daisy Ridley (Rey).

.

Uno de los grandes defectos de las nuevas entregas fue la imposición de los nuevos personajes sobre los antiguos. Han, Leia, 3PIO, Chewbacca, R2 y hasta Luke quedaron como secundarios y cuando por fin era tiempo de ver las reuniones, los encuentros son con los nuevos personajes. Como cuando Rey y Chewbacca regresan del enfrentamiento contra Kylo, tras el destino final de Han Solo, hecho que debía tener una enorme resonancia en la historia, Leia recibe a Rey y se abrazan, mientras que Chewie es totalmente ignorado por su amiga. Había muerto, tanto el mejor amigo de él como el amor de ella, mientras que Rey tenía muy poco de hacerlo conocido. Este tipo de situaciones se repiten durante toda la trilogía nueva.

.

Los sentimientos se contrariaron, pero las nuevas generaciones reaccionaron de manera favorable, asegurando la producción de los subsecuentes episodios.

Star Wars tenía a bien presentar a grandes estrellas de otros tiempos a las nuevas generaciones. En su momento lo hicieron con Alec Guinness (Obi-Wan ‘Ben’ Kenobi) y Peter Cushing (general Moff Tarkin), Terence Stamp (canciller Finis Valorum) y Christopher Lee (Conde Doku). En el Episodio 7, fue el turno de Max von Sydow (Lor San Tekka).

Se habló mucho de la exclusión del creador, George Lucas, en el proyecto. Curiosamente, Lucas había sido fuertemente criticado cuando presentó la segunda trilogía.

Pese al rechazo, muchos de los detractores acudieron en múltiples ocasiones al cine para ver la nueva cinta, después de todo, era una tradición. Además, ¿Quién se perdería de escuchar la banda sonora a cargo del mago John Williams en las potentes bocinas de cine?

La experiencia de la primera saga de Star Wars ha terminado –ahora se le ha llamado la Saga Skywalker-. Después de casi 40 años, culminó la trilogía de trilogías. Y otras muchas historias habrán de seguir, más el inicio del fin -con el Episodio VII: El despertar de La Fuerza-, se dio hace 5 años.

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button