DestacadasUpShow

Superman vs. Spider-Man: Round 1.

En fechas recientes, hemos hablado de la primera colaboración entre Marvel y DC comics, que consistió no en un comic de superhéroes, sino de un especial de Wizard of Oz (El mago de Oz), clásico fílmico de la Metro-Goldwyn-Meyer, publicado en 1975:

.

También hablamos del crossover intercompañías Marvel versus DC, que inició en diciembre de 1995:

.

Pero el primer encuentro entre los héroes de ambas compañías correspondió a Superman contra Spider-Man. Después de haber colaborado en una publicación como Wizard of Oz, era natural que surgiera el ánimo por hacer un crossover histórico. Para ello, se eligió a los superhéroes más importantes de cada editorial.

.

En el aspecto creativo, se eligió a gente con experiencia en ambas compañías, por lo que se decidieron por el escritor Gerry Conway (House of Secrets, Amazing Spider-Man) y el dibujante Ross Andru (Metal Men, Amazing Spider-Man). También colaboraron John Romita Senior y Neal Adams en asistencia al arte. La edición corrió a cargo de Stan Lee por Marvel y Carmine Infantino por DC.

.

Otros editores participaron en el evento: Roy Thomas, Julius Schwartz, Marv Wolfman y Nelson Bridwell. No era para menos, la coordinación para la producción de este comic fue titánica. Para empezar, no existía antecedente ya que, por lo regular, los crossovers se hacían entre personajes de la misma compañía. En esa ocasión, se debía equilibrar hasta el más mínimo detalle. Un buen ejemplo aparece en la contraportada de la publicación, donde aparecen varios bocetos de la propuesta para la portada. Ambas figuras debían ocupar el mismo espacio, sin que ninguno de los héroes predominara.

.

Como se trataba de los personajes más representativos de cada compañía, tampoco debían verse débiles y, por supuesto, al tratarse de dos héroes, deberían llevarse bien. Claro que habría de existir un enfrentamiento en el que ninguno ganaría, pero después de satisfacer a los lectores, llegarían a un acuerdo para enfrentar al verdadero peligro.

El peligro consistía de los dos enemigos principales de Superman y Spider-Man: Lex Luthor y Doctor Octopus, respectivamente. Los villanos no sólo retarían a nivel físico a los superhéroes, sino a nivel intelectual.

.

Es hecho conocido el que tanto Superman como Spider-Man trabajaban para periódicos. El último hijo de Krypton, para el Daily Planet (a cargo del exigente –pero humano- Perry White), y Spider-Man para el Daily Bugle (cuyo jefe es el simpático, pero irritante J. J. Jameson). Clark Kent era periodista y Peter Parker, fotógrafo. Así que lo ideal es que se encontraran en un evento laboral.

.

La historia hecha para el especial, rebasaba el habitual número de páginas. Y es que se trataba de un evento especial, por lo que se publicó en un formato más grande. MUCHO más grande. El formato se conoce como Treasury Edition.

.

Un comic mensual suele constar de 20 páginas en promedio. Superman vs. The Amazing Spider-Man tuvo 96 páginas de historia, lo que elevó su precio a 2 dólares (el comic regular costaba entre 25 y 30 centavos de dólar).

.

El resultado de esta pelea es por demás ingenioso y divertido, al mismo tiempo que constituye un hecho muy relevante para el mundo del comic: los dos héroes más grandes de las compañías más grandes se conocen, deben detener a sus enemigos e incluso se llegan a conocer en sus identidades como civiles (sin descubrir su identidad). Resulta relevante descubrir que ambos han escuchado hablar del otro, lo que establece que Marvel y DC existían en un mismo universo.

.

Y mientras que la logística debió haber sido una pesadilla, valió la pena tanto para creativos como para aficionados. Como ejemplo, basta ver que el conteo consecutivo de páginas no coincide con el total, por lo que se debieron insertar algunas de manera posterior.

.

Al final, el año de 1976 comenzó con el pie derecho en el ámbito del comic: el primer encuentro entre Superman y Spider-Man, del 2 de enero, hace 45 años (hubo un segundo del que hablaremos en otra ocasión).

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button