DestacadasUpShow

The X-Men: la salida de Stan Lee y la llegada de The Mimic.

Para ser un comic tan importante, sus creadores tuvieron poco que ver con él. Aun así, dejaron los elementos suficientes para que otros creadores expandieran el microcosmos de estos personajes de Marvel.

.

X-Men (retitulado años después como The Uncanny X-Men) es creación de Jack Kirby y de Stan Lee, publicado el 2 de julio de 1963 (el mismo día que debutó Avengers). Debido a la gran carga de trabajo realizando otros comics, Kirby abandonó el título, por completo, con el #17, por lo que dejó de aportar ideas para nuevos argumentos y personajes. Kirby hacía sólo los bocetos para la revista desde el número 12, mientras que otros dibujantes (como el gran Alex Toth en el #12) terminaban el trabajo a lápiz para después ser pasado a tinta china por gente como Vince Coletta, Joe Sinnott o Dick Ayers.

.

Hoy recordamos el último número en el que participó Stan Lee, el #19, que fue publicado hace 55 años, el 3 de enero de 1966. Los lápices para ese entonces corrían a cargo de Jay Gavin, que era un seudónimo de Werner Roth, quien también trabajaba para DC Comics por lo que no usaba su verdadero nombre. Gavin –o Roth-, inició asistiendo a Kirby en el #13.

(X-Men #13)

.

Los seudónimos han sido muy recurridos en el mundo del comic, a menudo, precisamente para que los creativos pudieran trabajar en varias compañías, sobre todo hace décadas, cuando los propietarios de las editoriales no gustaban de compartir sus talentos (pero tampoco les ofrecían condiciones de trabajo estables, por lo que participaban como agentes libres o freelancers).

Incluso el nombre de Stan Lee inició como un seudónimo, ya que el escritor y editor nació bajo el nombre de Stanley Martin Lieber, pero lo cambió legalmente a Stan Lee. Su hermano, el dibujante y escritor, Larry Lieber, mantuvo su nombre durante toda su carrera profesional.

.

X-Men #19, además de ser el último número del escritor Stan Lee, es el estreno de un personaje importante: The Mimic.

The Mimic, cuya identidad real es Calvin Rankin, no es un mutante, pero sí un ser que replica los poderes de los X-Men fundadores: Jean Grey (Marvel Girl), Scott Summers (Cyclops), Robert “Bobby” Drake (Iceman), Warren Worthington III (Angel) y Henry “Hank” McCoy (Beast).

.

Calvin Rankin es un individuo de mal temperamento y quien no agrada a los demás. Este personaje descubre las identidades de los X-Men y acude a la mansión de Charles Xavier. En el lugar, intenta infructuosamente de copiar los poderes del Profesor X. pese a ser tratado como invitado, los enfrenta con la intención de derrotarlos.

.

The Mimic obtiene sus poderes gracias a un accidente en el laboratorio de su padre. Las habilidades consisten en copiar poderes de otros, más estos desaparecen cuando deja de estar en proximidad de sus propietarios. Al final del número, The Rankin aparentemente pierde sus poderes. Sin embargo, tiempo después regresaría replicando de manera permanente los poderes de los cinco X-Men.

The Mimic se convertiría tiempo después en aliado del grupo y de otros afiliados, como X-Force.

.

La idea del personaje fue por Stan Lee en otros villanos como The Super Adaptoid (en Avengers) y The Super Skrull (Fantastic Four). Para los lectores resultaba atractivo que los superhéroes enfrentaran a villanos que tuvieran sus mismos poderes, siendo análogos malvados. De ahí, la idea de villanos como Bizarro (Superman), Manbat (Batman) o Venom (Spider-Man).

.

Al número siguiente, Stan Lee sería sustituido por Roy Thomas en los guiones para X-Men; este escritor se convirtió en la mano derecha de Lee en la cuestión argumental. Pese a su labor, The X-Men perdería rápidamente el interés de los lectores al punto de dejar de producirse historias originales con el #66. Años después, el concepto sería modificado al integrar personajes más vistosos de distintas nacionalidades.

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button