DestacadasUpShow

Una noche en la ópera y una eternidad en la grandeza.

Si gustas de la música de contenido lo más seguro es que estés familiarizado con A Night at the Opera del cuarteto británico Queen, editado en 1975 y lanzado a la venta el 21 de noviembre.

La historia de este disco ha sido documentada en varios lugares, como en el filme semibiográfico de Queen (aunque básicamente se centra en Freddie Mercury): Bohemian Rhapsody o en el programa de televisión Classic Albums.

.

La primera, pese a contar con la aprobación de los miembros Bryan May y Roger Taylor, se sabe que es imprecisa en tiempos y hechos, más nos funciona para tener una idea del proceso de creación álbum. Por cierto, el ejecutivo que niega la promoción del sencillo en la cinta, interpretado por el actor Mike Myers, no existió. Esa situación es ficticia. Lo que sí da valor agregado es que fue el propio Mike Myers en la cinta Wayne’s World (1992), quien puso de moda el sacudir la cabeza al ritmo de “Bohemian Rhapsody” dentro de un Pacer.

Fue gracias a Wayne’s World, que la canción operística de Queen regresó a las listas.

.

En cuanto a Classic Albums, es un magnífico serial donde se muestra la grabación de varios discos como el Nevermind de Nirvana o Abbey Road de The Beatles, entre otros. Muy recomendable.

A Night at the Opera o “Una noche en la ópera” es uno de los álbumes más importantes de la música y, por cierto, comparte título con una de las películas de los hermanos Marx, famosos comediantes de la Era de Oro del cine estadounidense.

.

La cuarta producción de estudio de Queen es una muestra de creatividad, inspiración y dominio de las técnicas interpretativas y de mezcla. Se podría decir que es un disco perfecto. También cuenta con la característica de incluir la canción más conocida de Queen.

Los cuatro integrantes eran buenos compositores y todos aportaban con distintas canciones, hechas casi en su totalidad de manera individual y posteriormente enriquecidas por los demás. Es también por ello que el contenido es muy variado, aunque mantiene una especie de concepto unificador, más en su estilo que en su noción.

No es precisamente “una noche en la ópera”, no es una sola obra, es una colección de canciones, varias de ellas clásicas como la mencionada “Bohemian” o su otro sencillo -de la autoría del bajista John Deacon-, “You´re My Best Friend” o la creación de Mercury, “Love of My Life”, que cobró protagonismo en el filme de 2018.

.

Los estilos musicales van desde el hard rock (en “Death on Two Legs” o “I´m in Love with My Car”) hasta el progresivo (“The Prophet’s Song”), incluyendo el skiffle (en “39”), el Dixieland (“Good Company”) y el music hall (en “Seaside Rendezvous”).

“Bohemian” acapara la atención de la placa, más esta tiene varios momentos de genialidad, como en “The Prophet’s Song”, una compleja grabación en canon sin mucho sentido lírico, pero sí interpretativo. Freddie luce la voz con las diferentes grabaciones sobrepuestas que crean armonía y sutileza, misma que se rompe cuando se le unen los demás instrumentos.

Después de la explosión del clímax, es la guitarra de Brian la que nos acompaña, primero de manera eléctrica y después acústica, con unos arpegios que dialogan con un arpa, instrumento que nos acompaña por momentos desde la “Canción del profeta”.

.

El duro rock camina hacia la gentileza de la balada. La guitarra y el arpa dialogan hasta que entra el piano con un sentido clásico barroco. El arpa actúa como cortina que abre para dejarnos escuchar a Freddie Mercury con “Love of My Life”, una de las más grandes declaraciones de amor.

“Bohemian” es la penúltima canción del disco y da paso a un pequeño encore, la tradicional “God Save The Queen” (“Dios salve a la Reina”) que se convertiría en el colofón de los conciertos de Queen.

A Night at the Opera fue seguido de A Day at the Races en 1976 (ya hablaremos de este en su momento) y aunque pudiera parecer pretencioso por parte de Queen, el nivel de calidad se mantiene, como en muchas de las placas del grupo. Por el momento, celebramos los 45 años de esta cuarta producción.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close