DestacadasUpShow

“V” de Venganza, el filme y el comic.

“Recuerda, recuerda, el cinco de noviembre, la traición de la pólvora y el complot. No hay por qué tal traición, jamás se ha de olvidar.”

La anterior es una rima conocida en Inglaterra, como lo es la historia detrás de ella, motivo de una celebración popular y objeto del comic creado por Alan Moore y David Lloyd, quienes iniciaron su publicación en 1988 y que en 2006 fue presentada a manera de película y cuyo estreno mundial es nuestro motivo el día de hoy.

V es la historia de un vigilante que se ha inspirado en la leyenda del complot planeado en 1605 en el que un grupo de rebeldes deseaban hacer explotar el parlamento británico por medio de explosiones subterráneas, pero cuyo plan fue descubierto. Uno de los cuidadores de los explosivos fue un hombre llamado Guy (o Guido) Fawkes quien, fue descubierto unos días antes. Al año siguiente fue ejecutado junto con los demás perpetradores.

Con el paso del tiempo, el evento se ha convertido en una especie de fiesta popular, llamada “Día de Guy Fawkes” o “Noche de la fogata” (Bonfire Night) y conmemora el fallido “Plan de la pólvora” (Gunpowder Plot). Durante la noche, estallan fuegos pirotécnicos.

En la versión del comic, el hombre identificado únicamente como V, planea llevar a cabo un plan similar para hacer que la gente despierte del letargo social y se rebele en contra de un gobierno totalitario y fascista, que es una especie de Big Brother orwelliano y al que no le tiembla la mano para apaciguar cualquier intento de sublevación.

La letra “V” juega un papel preponderante. V salva a una joven de nombre “Evey” que, fonéticamente se escucha como “Evie”, diminutivo de Eve (Eva) o Evelyn. En el comic, cada capítulo está nombrado por una palabra que inicia con dicha consonante, como “La Voz”. “Vaudeville”, Voz Populi”, “Vindication” o “Victims”, entre otros títulos.

Hablando de “victims”, Evey es exactamente eso, una víctima, tanto de V como del sistema, pues uno crea al otro en una sucesión de eventos trágicos. La joven, que en el comic es una prostituta de 16 años y en el filme, una asistente de producción en una cadena de televisión, se enamora de una causa, de una idea, más que de un hombre. Dice V que, “las ideas no sangran, son a prueba de balas”, punto importante en la historia. La idea de rebelión que nace siglos atrás sigue teniendo vigencia (con “v”).

De alguna manera, Evey se convierte en testaferro de dicho ideal y es quien finalmente consuma el plan, dando una oportunidad para que la gente se contagie, despierte y viva de nuevo. Una sociedad se domina, más nunca se extingue.

La premier de V for Vendetta fue el 11 de diciembre del 2005 en un festival de cine en Austin, Texas, que ya dejó de existir. En algunos países como Austria y Alemania, se estrenó el 16 de marzo de 2006, mientras que, en Estados Unidos y México, el 17.

Muchos recordamos a los entonces hermanos Wachoswki (ahora hermanas) por la trilogía de Matrix, más otra de sus obras que merecen reconocimiento es, precisamente, V for Vendetta. El aspecto visual y la estética se mantienen congruentes con su estilo, además de tener en uno de los roles principales a Hugo Weaving (como “V”), el famoso Agente Smith de Matrix. Es Weaving quien hace una extraordinaria actuación tan sólo con el manejo de su voz y el lenguaje corporal en las escenas que no son de lucha acrobática (ya que utilizó un doble).

Natalie Portman también hace un gran trabajo histriónico, así como John Hurt, nuestro villano (con “v”) y el resto del elenco.

Los Wachowski toman la obra de Alan Moore y David Lloyd y la extrapolan de Gran Bretaña a todo el mundo. Ellos hacen el guion y se encargan de coproducir, mientras que la dirección corre a cargo de James McTeigue quien, mantiene el estilo de los hermanos.

Como varios de los trabajos de Moore, V nace como una protesta a los tiempos políticos de los años 80 y el temor a la detonación de la Guerra Fría, así como a la mano dura de Margaret Thatcher.

La versión de cine es más digerible y deslumbrante, con momentos de alto impacto que son pulidos y abrillantados con relación a su contraparte en comic. Cambia la estructura y muchos de los elementos que pueden ser considerados como parte de la esencia, por lo que no es de extrañar que Alan Moore pidiera que se excluyera su nombre de filme (y de cualquier otra adaptación de sus obras. Es por eso que sólo se menciona al artista cocreador, David Lloyd, así como sucede en Watchmen, La liga de los Extraordinarios Caballeros (última película de Sean Connery) y Desde el infierno (con Johnny Depp), entre otras.

Como en The Shining de Kubrick, si bien la película dista del material original, V for Vendetta crea su propio animal y se aprecia por cuestiones muy distintas a la obra literaria. En V, se enaltece el dramatismo por medio de herramientas como la música en la forma principal de la obertura 1812 de Piotr I. Tchaikosvski, que sólo puede ser mencionada en el comic.

La cultura es punto importante en ambas versiones: en la versión original de comic, V rescata todo el arte posible, pues este ha sido prohibido por el gobierno, obligando a su gente a vivir en un nuevo oscurantismo; mientras que, en el filme, el vigilante es más bien un amante del arte, lucha por mantenerlo, pero también por proteger la libertad, voz y vida de quien lo crea.

La máscara utilizada por V está basada en el rostro de Guy Fawkes, ha sido popularizada por el grupo Anonymous y otras series de televisión, como La casa de papel, que utiliza una versión reminiscente. Fue David Lloyd quien creó la versión que conocemos pues, aunque ya se usaban distintas formas de dicha máscara, fue hasta el comic que se institucionalizó la versión de Lloyd.

Tal vez la estructura cambie en ambas versiones de V for Vendetta, más el mensaje es básicamente el mismo: la voz del pueblo debe prevalecer para la subsistencia de la humanidad y su civilización, la importancia de esta radica tanto en lo individual como en lo general. V de Venganza es una propuesta inteligente y artística.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button