DestacadasMusic

Beck: Odelay.

No existe un inicio más casual para un álbum que el de Odelay, de Beck. Uno de sus singles más famosos, “Devil’s Haircut” hace los honores al levantar la cortina de lo que será casi una hora de buena música continua.

La placa se dio a conocer el 18 de junio de 1996 y para los que lo conocieron siendo jóvenes, les comunicamos que, en 2021, se cumplen 25 años del hecho.

.

Beck alcanzo un altísimo nivel musical en muy poco tiempo. De lo que muchos auguraban para ser un one-hit-wonder (un músico de un solo éxito), se convirtió en un mini movimiento de rock alternativo californiano. La fusión musical de Beck tuvo un tiempo de añejamiento y se percibe a la perfección en este material.

Beck era una minoría entre las minorías. Creció entre guetos de latinos y afroamericanos donde un blanco era la excepción. Más no fue rechazado, sino cobijado entre las muchas corrientes culturales. Hansen aprovechó la oportunidad y absorbió cual esponja todo lo que posteriormente desarrollaría en su carrera.

.

Odelay contiene muchas corrientes, como el rock, el pop, el hip hop y el electrónico. La manera en que se nos presenta es de una naturalidad remarcable. Por ejemplo, “Where It’s At”, uno de sus sencillos, contiene sampleos en un tiempo medio que sirve para que Beck Hansen haga su rap. Se aprecia también música electrónica en el estilo de la década, con escracheos adicionales, sax y voces distorsionadas. Como en el rock, no puede faltar la siempre presente guitarra eléctrica.

Si vas a escuchar Odelay, te recomendamos la edición de lujo, de 153 minutos de duración y que contiene grandes joyas que omite la versión normal. La regular está integrada por 13 tracks, mientras que la expandida cuenta con 17 y un disco adicional de 16 canciones.

.

Entre las sorpresas que podemos encontrar, está un remix de “Devil’s Haircut”, titulada “Richard’s Haircut”, ni más ni menos que por Aphex Twin, maestro del electrónico experimental y duro, cuyo nombre real es Richard David James.

Acto de electrónico y rock es U.N.K.L.E., que realiza un remix para “Where It’s At”, en una gran versión.

.

Otro de los sencillos -y clásico en el reportorio de Beck-, es “Jackass”, que no sólo sonó en su versión original, sino con otras. Una de ellas es “Strange Invitation”, acústica con una sección de cuerdas, estilo que el californiano exploraría en su futuro.

.

La segunda versión presentada del mismo track es “Burro” (traducción de “Jackass”). Con su influencia latina y chicana, esta es interpretada en un español casi reconocible y con un gran arreglo de mariachi.

Es, precisamente, “Odelay”, una deformación fonética estadounidense de la expresión mexicana “órale”. A la vez, es un juego de palabras, ya que Beck tardó demasiado en la creación de este álbum, por lo que uno de sus significados es “oh, delay” (“oh, retraso”).

El arte del álbum tuvo la influencia directa del compositor, así como la de otros artistas, entre los que se encuentra su abuelo, Al Hansen, reconocido por sí mismo y una gran influencia para el músico.

Otros cortes conocidos de Odelay fueron “Sissyneck” y “The New Pollution”, más cada una de las composiciones valen la pena. La quinta producción de estudio de Beck es nuestra recomendación con motivo de sus primeros 25 años.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button