DestacadasUpNews

Detrás de la tragedia de la Línea 12

Este lunes volvieron a mancharse de sangre las páginas de la historia de la Ciudad de México. Alrededor de las 10:20 de la noche, colapsó un paso elevado en el tramo de la estación Olivos de la Línea 12 del metro capitalino, causando el desplome de varios vagones del tren sobre la avenida Tláhuac. El saldo oficial hasta la tarde de hoy era de 23 personas fallecidas y 79 lesionadas.

Al lugar, llegaron elementos de diversos equipos de emergencia, tanto por parte del gobierno, como de organizaciones civiles. La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum y el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar Harfuch, llegaron momentos después al lugar de la tragedia.

Decenas de ambulancias arribaron para atender y trasladar a los múltiples heridos hacia varios hospitales de la ciudad. Cerca de la media noche, se tuvieron que suspender las labores de rescate por lo inestable del puente y el riesgo de derrumbe. Se reanudó la búsqueda de pasajeros alrededor de las cinco de la mañana.

En redes sociales, circularon diversas fotografías y videos sobre el deplorable estado estructural de la línea 12 momentos antes del desplome. Tras el terremoto de 2017, varias estaciones del metro sufrieron daños, pero se les realizó un mantenimiento mínimo.

Una línea del metro que adolece desde su concepción

El sistema entero ha estado aquejado de un sinfín de problemas en los últimos años. Apenas en enero pasado, se incendiaron las oficinas centrales del Puesto de Control del transporte colectivo, dejando una persona muerta y 11 lesionadas. En marzo de 2020, se produjo un choque entre dos trenes en la estación Tacubaya de la Línea 1. El siniestro dejó un fallecido y más de 40 lesionados.

La construcción de la llamada Línea Dorada comenzó en 2008 y se inauguró en 2012, durante el mandato de Marcelo Ebrard. En ese periodo, fueron reportadas diversas inconsistencias por su elevado costo, además de irregularidades en las obras. Incluso posterior a su apertura, el tramo de Tláhuac a Atlalilco dejó de funcionar por dos años debido a constantes fallas.

La construcción de la línea corrió a cargo de un consorcio integrado por las constructoras ICA, Alstom Transporte y Carso, Infraestructura y Construcción. Esta última, perteneciente al Grupo Carso de Carlos Slim, es la encargada del Tramo 2 del Tren Maya.

Diversas personalidades alrededor del mundo expresaron su desconcierto y solidaridad por la tragedia. Por su parte, el presidente López Obrador dedicó un breve espacio en la mañanera para enviar sus condolencias a los deudos de quienes perdieron la vida en el percance.

El 3 de mayo de 2021 quedará en el tiempo como el segundo accidente más fatal en la historia del metro de la Ciudad de México, solo por detrás de la colisión de trenes en la Línea 2, en octubre de 1975, donde perdieron la vida 31 personas y resultaron heridas más de setenta.

En los próximos días comenzarán las investigaciones para determinar las causas exactas del siniestro. Podrían ser varios los funcionarios señalados de negligencia y corrupción por las deficiencias desde el inicio del proyecto de la Línea 12.

Los implicados irían desde el entonces Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, su sucesor Miguel Ángel Mancera, pasando por contratistas, concesionarios y operadores. Será la Contraloría de la Ciudad de México la que determine el tipo de responsabilidad por parte de autoridades.

Guillermo Castillo

Periodista por la Universidad Autónoma de Querétaro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button