Destacadas

Lunes de juntitis, bye

¿Qué sucede cuando te la vives en reuniones laborales indefinidas que merman tu productividad? La respuesta es simple y clara: la empresa pierde y tú también.

El peor padecimiento de una empresa es esa, la juntitis. Te reúnes para darle solución a un tema o situación, pero eso poco sucede pues entre tanta distracción, opiniones y además la falta de una guía o hilo conductor, es mucho más fácil que reine el desorden y todo se convierta en una reverenda vil pérdida de tiempo, o sea, mala inversión.

¿Cómo no regarla en una junta y regresarla al camino de la eficiencia?

Antes de convocar a junta, debe existir un motivo, la “junta de los lunes”, tiene que dejar de llamarse así, pues ese tema no refiere a nada más que el día de la semana en el que sucede, “planeación semanal”; “presupuesto mensual”, “análisis de crecimiento”; lo que sea, pero denle un nombre.

Definan roles, ¿quién asiste y en calidad de qué?, aquí hace falta nombrar al “timekeeper” y anunciarle que en esa junta él se encargará de encausar las veces necesarias el tiempo y tema de la reunión, anotará los temas que de “bote pronto” surgieron y les dará orden; otro miembro importantísimo es el encargado de la “minuta”, quien se dedique a anotar las ideas, opiniones y acuerdos alcanzados, fechar y hacer que firmen lo necesario.

Entonces sí, anunciando el tema de la junta “planeación semanal” definan el objetivo: análisis de logros en medio año. Todo lo que no sea de ese tema, se anota en una libreta, pizarrón o lo que sea para ser tratado como asunto general al final.

El vicio no se termina de forma fácil, es un proceso en el que todos deben estar de acuerdo, la razón es simple y fuerte: afecta ya no avanzan y hacen mil reuniones más para “definir”, lo que resume en pérdida de tiempo, que al final condiciona el estrés en el que viven y la calidad de vida laboral que se pronostican.

Un paso a la vez y se puede, ah… muy importante, convoquen a la gente necesaria, la indispensable para que el departamento involucrado no pare en seco actividades y continue avanzando en la línea de trabajo.

 

 

Ana Karen Santana

Científica de la comunicación, actriz de teatro y la vida, creyente del poder de la comunicación y la expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button