Bitácora de ViajeDestacadasThink TankUpTravel

Val’Quírico: la visita obligada o no…

A finales de marzo visitamos Val’Quírico, un lugar situado en Tlaxcala a pocos minutos de Puebla, una pintoresca localidad que emula la bella región Toscana de Italia. Últimamente ha cobrado mucha fuerza en redes sociales, en blogs de viajes y páginas de Internet donde la opinión está dividida: algunos sugieren que está sobrevalorado y otros lo pintan como una visita obligada.

Entonces, la pregunta forzosa es ¿de verdad debo hacer el esfuerzo por ir? La respuesta depende de muchos factores, a mi gusto, el más importante es el tiempo qué vas a invertir para desplazarte desde cualquier ciudad del país, estos son los motivos:

👉 Para llegar desde Querétaro, por ejemplo, debes tomar el Arco Norte como opción más rápida y segura, fueron poco más de $1,000 pesos en casetas (ida y vuelta), y dos tanques de gasolina ($1,650.00) para desplazarnos cómodamente y visitar más lugares. Un total de $685.00 por persona en auto porque íbamos en plan grupal.

👉 El tiempo que invertimos fueron 4 horas de ida y 4 horas de regreso.

Entonces, considerando los factores anteriores va la resolución: Val’Quírico es un pequeño pueblito con 3 zócalos, restaurantes, hospedajes, atracciones y tiendas locales que se puede recorrer en un promedio de 6 horas (sin prisas), comiendo, perdiéndose entre sus lindos callejones y campos de lavanda; la cantidad de dinero y tiempo invertida en moverte desde la ciudad de residencia, excede la cantidad de horas que estarás ahí; por eso mucha gente se queja…sin embargo, nuestro plan era quedarnos y aprovechar el viaje para caminar Puebla, entonces la moneda es otra, la visita a este hermoso sitio valió completamente cada centavo que gastamos.

Nos hospedamos en Puebla durante 3 días y 2 noches en un departamento con terraza, tenía vista panorámica a la ciudad y a los volcanes, dos habitaciones, seguridad y cochera por $596.00 pesos (por persona), el hospedaje no estaba en el centro, pero tenía la ubicación adecuada para tomar las salidas y llegar a Africam Safari, Val’Quírico y Chautla.

Así que el primer día llegamos a Tlaxcala, que por cierto “SI EXISTE” como reza su eslogan de gobierno. Visitamos Val’Quírico cerca de la 1:00 de la tarde, caminamos, comimos ahí, disfrutamos de un helado, bebimos una cerveza con música al aire libre y salimos de la ubicación poco después de las 7:00 pm para llegar al hospedaje. Recorrimos el centro de Puebla, probamos las famosas “cemitas” y nos dispusimos a descansar para el día siguiente.

Decidimos para el segundo día acudir a Africam Safari, quería ver animales y hacer algo diferente durante el puente, mis amigos me consienten mucho y accedieron todos al plan, (son lindos amigos). El costo de la entrada es de $350.00 pesos para adultos. Te quedas en tu auto y como en los safaris, recorres explanadas enormes para hacer avistamiento de fauna, si lo disfruté bastante; mi esposo, que iba al volante, quizá lo gozó menos porque hay que estar al pendiente del resto de los autos; al final del recorrido en vehículo, queda una última ruta que se hace a pie, Adán se relajó bastante y me atrevo a decir que se divirtió más.

La última escala fue Chautla, antes de regresar a Querétaro, se trata de “castillito” rodeado de un cuerpo agua turquesa y una bella hacienda blanca, la verdad es que no hay mucho que hacer más que caminar, pero la sorpresa fue sumamente grata, el lugar me transmitió muchísima paz porque esta lleno de naturaleza, árboles y poco ruido.

El aprendizaje que quedó de esta experiencia, como siempre, es que la vida se goza más cuando pasas tiempo en familia y con amigos; no importa el lugar, que la fórmula ganadora es visitar Val’Quírico como parte de un plan y no por sí sólo; y que cada vez que tu agenda te lo permita te adentres en un viaje, es “el único gasto que siempre te hará más rico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button